Las fuerzas aéreas iraquíes realizan ataques aéreos contra las acumulaciones de terroristas del Estado Islámico en la región de Al-Shifa al nordeste de Mosul.

El ejército iraquí atacaba los focos de la resistencia en las regiones de Al-Shifa, Al-Zandzhili, Al-Borsa, Bab Al-Tub y Bab Sahdzhar al oeste de Mosul.

En la parte occidental de Mosul las fuerzas armadas iraquíes han tomado bajo control más de un 30% de la región de Al-Shafaa al norte de la Antigua Ciudad.

Los terroristas del Estado Islámico en la actualidad se cubren detrás de las barricadas y abren fuego contra el ejército gubernamental. La policía federal de Irak usa artillería e instalaciones coheteriles. Como resultado de los bombardeos decenas de yihadistas fueron eliminados.

También las subdivisiones iraquíes continúan abriendo corredores para evacuar a los civiles de los campos de batalla.