Los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) iraníes lanzaron seis misiles tierra-tierra contra las posiciones del Estado Islámico «en respuesta» a los atentados perpetrados en Teherán el 7 de junio. Los misiles impactaron los blancos «con una letal precisión», reza un comunicado del ente.

«Se lanzaron seis misiles de medio alcance desde las bases aeroespaciales en las provincias Kermanshah y Kurdistán contra los terroristas, impactándolos con fuerza letal y aplastante», aseguró el servicio de prensa de los IRGC —las unidades de élite de Irán—.

El ente precisó que los proyectiles, que volaron sobre el territorio de Irak, destrozaron «un centro de mando, varios puntos de concentración de infantería y varios almacenes usados para la fabricación de los coches bomba», ubicados en las cercanías de la ciudad siria de Deir Ezzor.

Como consecuencia de los impactos, «un gran número de terroristas y de sus equipos militares han sido eliminados».

Los IRGC subrayaron que el ataque con misiles es «solo una advertencia», y en caso de la repetición de un «vil y cobarde ataque [terrorista]», los responsables sentirían «todo el furor de la venganza» por parte de la Guardia Revolucionaria.

El 7 de junio la capital iraní fue escenario de dos atentados, uno contra la sede del Parlamento y otro contra el mausoleo del imán Ruholá Jomeiní, que dejaron al menos 18 muertos y unos 50 heridos.

Los ataques fueron reivindicados por el grupo terrorista Estado Islámico

Etiquetas: ;