Las unidades del Ejército Árabe Sirio y las milicias aliadas avanzan en la provincia de Raqqa frente a grupos terroristas y el reciente bombardeo de la coalición que lidera Estados Unidos, reportaron hoy fuentes militares.

Tras la toma de la ciudad de Rasafa y una veintena de pueblos al sur de la autodenominada capital del Estado Islámico, Daesh en árabe, aviones de la Coalición bombardearon en las últimas horas zonas colindantes con la vecina provincia de Hasaka.

Según los partes, al menos 12 civiles murieron en esas acciones que se unen al derribo de un cazabombardero sirio en las inmediaciones de Raqqa y en evidente apoyo a los elementos del Daesh, de acuerdo con denuncias de la Cancillería siria.

En los más recientes avances, el Ejército retomó varias localidades cercanas al yacimiento petrolero de Al Thawra y una planta de procesamiento en Rasafa, regiones ubicadas a unos 450 kilómetros al norte de Damasco.

De igual forma, las fuentes indicaron que las unidades en combate del Ejército sirio reciben refuerzos para proseguir sus avances en una ofensiva prolongada que le ha ocasionado centenares de bajas a esos elementos y la destrucción de más de 200 vehículos artillados y tanques.

En este caso, añadieron, se integraron a los combates unidades de las Fuerzas de Defensa Nacional siria, respaldadas por continuos ataques de respaldo por parte de la aviación nacional y rusa.

El Comando General de las Fuerzas Armadas sirias denunció en las últimas horas que Estados Unidos actúa en evidente respaldo de las acciones del Daesh y de las llamadas Fuerzas Democráticas de la oposición, no solamente en Raqqa, sino también en Deir Ezzor y la región de Al Tanf, al sur y este fronteriza con Jordania e Iraq.

Estados Unidos y la coalición que lidera tienen desplegadas tropas y equipamiento en las zonas mencionadas, contempladas en las áreas de distensión acordadas en la reunión de Astaná, capital de Kazajastán, y sin coordinación e irrespeto absoluto a la soberanía de Siria.