El vídeo puede herir sus sensibilidad.

Cerca de la base de la Defensa Antiaérea en el suburbio de Daraa los terroristas del Estado Islámico han cometido una serie de atrocidades contra los soldados del ejército sirio que habían capturado.

Ellos han sido decapitados y mostrados a cámara. Estas son «las personas» que los EEUU no dudan en financiar en tierra y ayudar desde el cielo con la aviación. Los más curioso es el miembro de los Cascos Blancos que aparace en la imágen con una camiseta azul clara y el logo de esta organización participando en tal carnicería junto con los terroristas. Una vez más queda demostrado que entre los Cascos Blancos y el Estado Islámico no existe ninguna diferencia, son el mismo equipo.

Ellos deben ser castigados por lo crímenes de guerra cometidos y los crímenes contra la humanidad perpetrados desde que inició la guerra en Siria.