Qatar tiene que frenar sus relaciones diplomáticas con Irán y cortar todos los lazos con organizaciones terroristas, demandaron hoy cuatro países árabes encabezados por Arabia Saudita como condición para reanudar los nexos con el emirato.

En una lista de ‘demandas’ presentada por Kuwait, que funge como mediador en la crisis desatada el 5 de junio, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahrein y Egipto le exigen también a las autoridades qataríes poner fin a la presencia militar turca en su territorio.

Los gobiernos de Riad, Abu Dhabi y Manama, todos miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), anunciaron en la referida fecha la ruptura de lazos diplomáticos con Doha, impusieron un bloqueo fronterizo y cortaron todo vínculo aéreo y comercial al acusarle de financiar y apoyar al terrorismo.

El boicot a Qatar involucró igualmente a Egipto y a otros países árabes e islámicos que cortaron o redujeron el nivel de sus lazos.

La muy esperada relación de quejas que los cuatro estados anunciaron entregarían a Doha para que las solucionara y poder restablecer los nexos le exige al emir jeque Tamim bin Hamad Al-Thani una suerte de cesión de soberanía en temas sensibles como seguridad, defensa y diplomacia.

Entre los requerimientos referidos a Teherán, destacó además que expulse de suelo qatarí a miembros del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, un ente militar de élite iraní que combate en Siria, y cancele cualquier cooperación militar conjunta con la nación persa.

‘Sólo será permitido el comercio e intercambio con Irán que cumpla con las sanciones internacionales y de Estados Unidos’, puntualiza el comunicado que, por otro lado, exige ‘romper todos los lazos con organizaciones terroristas’, incluida la Hermandad Musulmana egipcia.

Arabia Saudita y sus socios identificaron también como tales al Estado Islámico, la red Al-Qaeda y el movimiento de Resistencia libanés Hizbulah, a los que Doha tendría que ‘declarar formalmente’ grupos terroristas.

Otra demanda es el cierre del canal televisivo qatarí Al-Jazeera y ‘sus estaciones afiliadas’, así como clausurar medios noticiosos árabes que Qatar financia, directa e indirectamente, como Arabi21, Rassd, Al Arabiya Al-Jadeed y Middle East Eye, considerados con una cobertura hostil al Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

Si desea reanudar las relaciones con sus antiguos socios, el gobierno qatarí tendrá que ‘terminar inmediatamente’ la presencia militar turca que ahora está en su territorio y finalizar cualquier cooperación militar conjunta con Ankara dentro del país.

Deberá cesar ‘todos los medios de financiación a organizaciones, grupos e individuos’ designados como terroristas por Arabia Saudita, EAU, Egipto, Bahrein, Estados Unidos, Canadá y otros países, y entregar a sus naciones de origen a ‘figuras terroristas o personas buscadas’ por esos estados.

Qatar fue emplazado, además, a ‘dejar de interferir en los asuntos internos de países soberanos’, detener ‘todos los contactos’ con opositores políticos en los cuatro países, no conceder ciudadanía qatarí a personas de esas naciones, y pagar reparaciones y compensaciones por pérdidas de vida.

Además de ‘alinearse con otros países árabes y del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) militar, política, social y económicamente’, tendrá que responder a esas demandas dentro de 10 días ‘o la lista se considerará inválida’, y en caso de aceptar, permitir el monitoreo de su cumplimiento sobre el terreno con minuciosa periodicidad.