El Ejército filipino aseguró hoy que la resistencia del grupo terrorista Maute decae tras un mes enfrentamientos en la localidad sureña de Marawi.

Las fuerzas de seguridad redujeron el área de operaciones de la banda a un kilómetro cuadrado y mantienen bloqueados tres puentes y zonas del este y del norte de esa ciudad, añadió la fuente.

No obstante, los gobiernos del sudeste asiático temen que las acciones en el sur de Filipinas sean el comienzo de una ola de violencia del Estado Islámico para intentar establecer un califato en la región.

Los enfrentamientos en Marawi desde mayo entre el Ejército y las fuerzas de seguridad suman 276 yihadistas muertos, 67 uniformados y 26 civiles fallecidos, según cifras oficiales.

Maute y Abu Sayyaf son las bandas más activas en la isla de Mindanao, escenario de un viejo conflicto separatista islámico que causó entre 100 mil y 150 mil muertos en las últimas cuatro décadas.