El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo que la sentencia dictada por un tribunal de Chile en contra de nueve bolivianos que combatían el contrabando en la frontera, marca una página negra en la historia de la justicia de ese país, reseñó ABI.

“Página negra en la historia de la justicia chilena. Condenan a 9 bolivianos inocentes y benefician a contrabandistas reincidentes”, escribió en su cuenta de Twitter: @evoespueblo al conocer el fallo.

La justicia de Chile declaró culpables a los nueve bolivianos detenidos en ese país y los condenó a tres años de cárcel; sin embargo, sustituyó esa pena por su expulsión en un plazo de 30 días, además, impuso el pago de una multa de 50.000 dólares.

Los nueve bolivianos, dos militares y siete funcionarios de Aduana, fueron detenidos el pasado 19 de marzo. Tres días después fueron encarcelados preventivamente acusados de robo, porte de armas y contrabando.


Morales agregó que la condena que recibieron sus compatriotas los convierte en mártires por la reivindicación marítima, ya que, consideró, en un anterior mensaje, que ese fallo fue una represalia por la demanda interpuesta contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia por una salida soberana al mar de su país.

“Los 9 hermanos condenados por la justicia chilena los convierten en mártires por la reivindicación marítima”, publicó en otro mensaje en la red social.

Agregó, además: “Sepan cómo algunos grupos, no todos, tratan de vengarse con la demanda marítima, por eso yo declaro mártires de la reivindicación marítima a los bolivianos injustamente detenidos en Chile, ahora condenados”.

Morales, en la entrega de un coliseo cerrado en el municipio de Portachuelo, Santa Cruz, reprochó el accionar de la justicia de Chile.

Tras el fallo, dictado por la jueza Isabel Peña de Pozo Almonte, Iquique, en un juicio abreviado, se aguarda el pago de la multa pecuniaria para que dejen ese territorio y retornen a Bolivia.

El 15 de junio, autoridades bolivianas denunciaron ante la Organización de Estados Americanos (OEA) la arbitrariedad de los funcionarios chilenos al detener a los bolivianos y desmintieron los cargos que se les impone.

Por su parte, el ministro de Defensa boliviano Reymi Ferreira, afirmó que “se preveía” que la justicia chilena iba a fallar de esa forma porque “no podía desmentir a su jefa de Estado (Michelle Bachelet)”, quien dice que él se anticipó a emitir juicio sobre el caso.

“En ningún momento nuestros compatriotas han aceptado la culpabilidad, ellos han mantenido una posición digna y han asumido su inocencia. Han estado de acuerdo con el juicio abreviado porque quien tiene los argumentos los puede hacer con más o menos tiempo. Lamentablemente, no fue la decisión que se esperaba”, dijo.

Añadió que “si es que hay algo positivo en esto” es que se tendrá de vuelta en el país “porque se les ha conmutado la privación de libertad por la expulsión y el pago de una multa.