La Fiscalía de Brasil presentará en los próximos días tres denuncias separadas contra el presidente no electo de ese país, Michel Temer, reveló la revista Época.

“La primera denuncia será por corrupción pasiva, la segunda por obstrucción de la justicia y la tercera por organización criminal, y serán enviadas en momentos distintos”, publicó el medio en un reportaje donde detalla que la denuncia por corrupción es la más avanzada

Aunque no hay una fecha programada, se espera que el fiscal general, Rodrigo Janot, presente la primera denuncia durante los próximos cinco días hábiles de acuerdo al plazo que le otorga el ordenamiento legal brasileño.

El instructor del caso en el Supremo Tribunal Federal (SFT), Edson Fachin, remitió el pasado martes a la Fiscalía una copia de la investigación abierta contra Temer y, según estipula la ley, Janot tendrá ahora hasta el próximo martes para pronunciarse.

El fiscal deberá decidir si archiva el caso o presenta una denuncia contra Temer, quien ha sido acusado por un empresario de recibir sobornos desde 2010 y ser “el jefe de la mayor y más peligrosa organización criminal” del país.

En el caso de que la investigación contra Temer pase a ser un proceso penal y el gobernante se convierta en imputado, deberá apartarse del cargo durante 180 días; período en el cual asumirá el actual presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

Sin embargo, para que pueda ser juzgado antes se necesita el permiso de la Cámara de Diputados, por esta razón en los últimos días el Gobierno Federal ha intentado “estrechar” lazos con sus aliados para garantizar los votos que le permitan sobrevivir políticamente cuando se realice la votación decisiva, que necesita la adhesión de 324 de los 513 representantes.

Temer, quien se encuentra en una gira que le ha llevado a Rusia y Noruega, ha negado todas las acusaciones y ha reiterado que no dejará el poder, a pesar de la presión popular, de la oposición y de algunos aliados.

TERMINÓ REVISIÓN DEL AUDIO

La policía federal de Brasil finalizó ayer la experticia del audio de la conversación entre el mandatario y el líder del gigante cárnico JBS, Joesley Batista, donde Temer habría pedido comprar el silencio del ex presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha.

Ahora, la Policía debe enviar el resultado de esta experticia al STF para su análisis y posterior decisión al respecto.

La Policía había informado previamente que existen pruebas “vigorosas” de que Temer incurrió en el delito de corrupción pasiva, pero todavía no se ha pronunciado sobre los crímenes de obstrucción a la Justicia y asociación ilícita.

Además de las acusaciones contra el presidente Temer, otros directivos de la compañía cárnica JBS confesaron a los investigadores que en los últimos años sobornaron a más de 1.800 políticos brasileños, lo cual desencadenó la crisis política más grave en Brasil desde la década de 1980 cuando se inició la democratización de esa nación suramericana.

Etiquetas: ; ;