Las tensiones entre Bolivia y Chile siguen en ascenso luego de que la justicia del país austral condenara a dos militares y siete trabajadores de la Aduana de la nación andino-amazónica.

Más de 90 días permanecieron encarcelados los nueve funcionarios bolivianos en Iquique, tras un confuso incidente fronterizo suscitado el 19 de marzo.

Durante el suceso, carabineros chilenos apresaron a los nueve bolivianos y alegaron que cometían el robo de varios camiones a 400 metros bajo jurisdicción chilena.

Las autoridades bolivianas afirmaron que los connacionales trabajaban en operaciones de lucha contra el contrabando en los límites entre ambas naciones y que fueron los carabineros quienes incursionaron en territorio andino-amazónico.

Sin embargo, el Juzgado de Garantía de Pozo Almonte, norte de Chile, dictó prisión preventiva contra los funcionarios en la cárcel de Alto Hospicio bajo causas como robo con intimidación, violencia, porte y tenencia de armas prohibidas.

Luego de tres meses de diferentes procesos jurídicos, el 21 de junio la jueza Isabel Peña dio lectura a la sentencia que establece la prohibición de ingreso a Chile a los siete funcionarios de Aduana en los próximos 10 años y a los dos militares en 20 años. De violarse esas disposiciones deberán cumplir la pena de cárcel.

Los dos militares Carlos Calle y Alex Johnny Carvajal fueron hallados responsables de los delitos de porte ilegal de arma, contrabando y robo con intimidación.

Mientras que los otros siete funcionarios de Aduana: David Quenallata, Carl Luis Guachalla, Juan José Torres, Ediberto Raúl Flores Mamani, Arsenio Choque, Brian Leandro Quenallata y Diego Guzmán fueron encontrados culpables de las dos últimas infracciones mencionadas.

La jueza sustituyó, además, la condena a tres años de cárcel por la medida de expulsión en el plazo de 30 días, y fijó una multa por más de 30 millones de pesos chilenos (cerca de 48 mil dólares).

El presidente boliviano, Evo Morales, calificó como una ‘página negra’ en la historia de la justicia chilena, la sanción que ‘condena a nueve inocentes y beneficia a los contrabandistas’.

Opinó el mandatario que la dura sanción ‘es una venganza por la demanda presentada por su país ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para lograr una salida soberana al mar’.

Fuente