Con la decisión de implementar una hoja de ruta, la India y Rusia avanzan hoy en el fortalecimiento de la cooperación militar, que incluye el desarrollo conjunto de sistemas de armas futuristas y el intercambio de experiencias.

Ayer viernes concluyó en Moscú una reunión de la Comisión Intergubernamental India-Rusia sobre Cooperación Técnica Militar en la cual se firmaron varios acuerdos, precisó un comunicado del ministerio de Defensa nacional.

El encuentro fue encabezado por el titular del sector indio, Arun Jaitley, y su homologo ruso, Sergey Shoigu.

Ambas partes hicieron hincapié en el potencial de colaboración en las esferas de las tecnologías de misiles y navales, la construcción de aviones y barcos, así como la modernización del equipos de las fuerzas terrestres, precisa el texto.

Medios de prensa nacionales destacaron que la cita sirvió para abordar algunos temas pendientes como la venta a Nueva Delhi de cinco sistemas de defensa aérea S-400, un pacto que podría suponen un desembolso de unos 5,5 mil millones de dólares.

También se analizó el desarrollo conjunto sobre el avión de combate de quinta generación Sukhoi T-50 o PAK-FA, proyecto que causa duda en el gigante surasiático por su alto costo.

A principios de este año, el presidente ruso, Vladimir Putin, dio luz verde a la creación de una empresa conjunta para la producción de 200 helicópteros Kamov en la India, en un acuerdo valorado en mil millones de dólares.

También se discute la adquisición por parte de esta nación de cuatro fragatas de clase Grigorivich y el arriendo de un segundo submarino de propulsión nuclear.

La extinta Unión Soviética fue durante décadas el principal proveedor de armas de la India, una tradición que continúa Rusia.

Según fuentes rusas, Moscú suministró equipamiento militar por más de 65 mil millones de dólares desde 1960 al gigante sur-asiático.