El régimen australiano reanudó su campaña de bombardeos en Siria, este jueves, después de una suspensión de 48 horas de las operaciones militares en el país levantino.

Inicialmente, Australia suspendió su campaña de bombardeos después del derribo de un avión sirio Su-22 en el oeste de la provincia de al-Raqa, ya que el régimen australiano temía por la seguridad de sus propios pilotos.

Según la Agencia de Noticias AFP, el Ministerio de Defensa de Australia dijo en un comunicado que la suspensión era “una medida de precaución para permitir a la coalición evaluar el riesgo operacional”.

 “La suspensión ha sido levantada desde entonces”, agregó.

A pesar de la afirmación del régimen australiano de que están luchando contra ISIS en Siria, Damasco no ha dado la bienvenida a sus ataques aéreos ni les ha pedido ayuda en la lucha contra el grupo terrorista.