El ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, denunció ayer que Venezuela ha estado bajo un constante asedio por parte de “fuerzas nacionales, su oligarquía, sus medios de comunicación y de fuerzas internacionales como Estados Unidos”.

“La agresión contra Venezuela no empezó con Donald Trump; tal vez se ha incrementado con él. Obama la mantuvo cuando lanzó el decreto que declara a esta nación como una amenaza a su seguridad, una inconsecuencia terrible”, dijo durante una entrevista en Telesur.

Correa aseguró que la solución debe estar en manos de los propios venezolanos.

“Yo creo que cuando mejore la situación económica, la situación de tensión va ir bajando y se va a ir consolidando el Gobierno de Nicolás Maduro. Mientras tanto, ojalá, no se caiga en más brotes de violencia ni más muertes”, resaltó.

Condenó la actuación de la Organización de Estados Americanos (OEA) contra Venezuela. “El rol de la OEA ha sido muy triste, y también inconsistente y de doble estándar”, dijo al tiempo que cuestionó su silencio durante los golpes de Estado en Honduras y contra la mandataria brasileña Dilma Rousseff.

“Nuestras divergencias y conflictos deben tratarse en la región por medio de la Celac (…) La OEA debe servir para procesar nuestras diferencias con América del Norte”, culminó.