El presidente turco Erdogan, arremetió ayer contra EE.UU. por sus planes de entregar más armas a las milicias kurdas del grupo YPG en el norte de Siria y señaló que por ello Turquía debe reconsiderar su rol en la OTAN.

«Desafortunadamente, los países que llamamos aliados, amigos, no dudan en cooperar con organizaciones terroristas que trabajan en contra de la integridad territorial de Turquía», dijo Erdogan en un discurso con motivo del final del mes de ramadán.

El presidente turco destacó que el ejército de su país le ha dado un golpe importante a los grupos terroristas en el norte de Siria gracias a la operación «Escudo del Éufrates» que comenzó en agosto del año pasado.

«Aquellos que cree que pueden engañar a Turquía diciendo que le quitarán las armas (al YPG) deben saber que al final habrán cometido un grave error, pero entonces ya será demasiado tarde», aseguró Erdogan, citado por el diario Hürriyet.

«Vamos a mandar a los propietarios originales de estas armas una factura por cada gota de sangre derramada», dijo Erdogan dirigiéndose a Estados Unidos, que pretende recolectar estas armas una vez que el grupo terrorista yihadista Estado Islámico (EI) esté derrotado en Siria.

Washington ha asegurado a Ankara que este armamento nunca será usado fuera de Siria tras la lucha contra el EI.

«Por un lado estamos juntos en la OTAN, por el otro (ustedes) actúan juntos con un grupo terrorista (YPG). ¿Qué es esto? Debemos reconsiderar la OTAN. Estos pasos van en contra de la OTAN», dijo el presidente turco.

«No sé que tipo de futuro tendrán con la organización terroristas que ha elegido en Siria pero deben saber que no tendrán ningún futuro con nosotros», advirtió Erdogan a Estados Unidos.

Las milicias kurda YPG luchan en el norte de Siria contra el EI, aunque al mismo tiempo son consideradas por Ankara como el brazo sirio del ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda en Turquía.

Etiquetas: ; ; ; ;