Los periódicos franceses este fin de semana hablaban sobre la película del director norteamericano Oliver Stone acerca del presidente de Rusia Vladímir Putin, la cual comenzarán a emitir en el canal estatal francés France 3 a partir del lunes 26 de junio. Los comentadores franceses llaman este cuadro demasiado cumplico con relación al presidente ruso.

Hablando sobre esta película, los periodistas franceses usan la palabra «documental» solamente entre comillas. La corresponsal del periódico Libération en Moscú Veronika Dorman nota que es difícil determinar el género de este trabajo: algo entre «por la entrevista subjetiva y el diálogo de cine entre los interlocutores conformes casi en todo». No en vano la película de Stone en Rusia ha sido emitida en directo en el «Primer canal», y las agencias de información rusas activamente hablaban de ello.

Las preguntas de Oliver Stone a Vladímir Putin más a menudo son cumplidos ocultos o sus juicios subjetivos, y a veces todo al mismo tiempo. Y a veces el director desemboca en unos extremos que hasta asombra al interlocutor.

Stone, por ejemplo, afirma que la estrategia de los Estados Unidos consiste en «destruir la economía rusa, cambiar la dirección del país y de nuevo subordinar a Rusia». Putin responde que en Washington examinan a Rusia en calidad de competidor y llama al diálogo con los Estados Unidos. «Vladímir Putin en el fondo se ve como una persona de moderación y sabiduría», — escribe el corresponsal del periódico Le Monde en Kiev Benua Vitkin. Y esto coincide por completo con la imagen «del padre razonable y moderado de la nación», el cual fue construído por los medios de comunicación rusos.

«Algo entre la satisfacción y la admiración» Putin muestra, cuando Stone enumera sus méritos en la esfera económica y lo llama «el hijo presente de Rusia»», continúa el periodista.

El director de cine norteamericano, «sin contradecir y sin dar las preguntas adicionales, permite al presidente ruso explicar que los medios de comunicación en Rusia no oprimen a los homosexuales de ninguna manera, además él (Vladímir Putin) ha reprimido a los oligarcas y que en la anexión de Crimea no hay nada ilegal», — escribe la corresponsal del periódico Libération.

En la película hay algunos momentos duros cuando, por ejemplo, Oliver Stone pregunta a Putin si no ha llegado el tiempo de irse de la política, anota Benua Vitkin. Pero cuando Putin al volante del automóvil explica al interlocutor que los servicios especiales rusos trabajan exclusivamente en los límites de la ley y que Rusia no se entromete en los asuntos interiores de otros países, la respuesta es solamente el silencio.

Cuando el presidente habla mucho tiempo sobre las inspecciones de la aviación rusa en Siria, Stone no pregunta, sobre qué objetivos son puestos los golpes, pero exclama: «¿realizáis los ataques aéreos siete días por semana?!»

Como anota Le Monde, nadie afirma que a Vladímir Putin sea fácil tomar una entrevista. Pero Oliver Stone «le ha echado el nudo». Él es insistente solamente cuando expresa la inquietud por el ritmo de trabajo del presidente ruso y por su estado de salud.

«Las imágenes archivo se usan solamente para confirmar los argumentos de Putin, y nunca son para ponerlos bajo la duda. Lo
épico junto con la música melancólica hacen del jefe ruso un héroe más bien de suspense, y no de un documental», — anota Benua Vitkin.

Y no es que el director norteamericano comprenda mal las realidades rusas e improvisa, — continúa Veronika Dorman. Y en lo que él acepta del discurso de Putin no ve causas para no creer al interlocutor en la palabra. El director mismo afirma que quiere mostrar a Putin tal y como es, el cual se niegan a ver en el oeste, el «razonable y preparado para las negociaciones». Oliver Stone cree que la imagen negativa del presidente ruso ha sido creada por los medios de comunicación norteamericanos y todas las personas con miradas «medievales» que ven en Rusia una amenaza.

En la película sobre Putin, así como en películas anteriores sobre Edward Snowden y Fidel Castro, Oliver Stone expresa en primer lugar su propio descontento acerca de la política de los EEUU. Y Putin aquí es sólo un pretexto. Oliver Stone en general es el único héroe principal de esta película, y su blanco es el imperialismo norteamericano, concluye Benua Vitkin.

 

Fuente

 

Etiquetas: ; ; ;