A propósito de la mediana aprobación del Tribunal Supremo de Estados Unidos sobre el veto migratorio impulsado por el presidente estadounidense, el profesor de historia y estudios latinoamericanos, Miguel Tinker Salas, destacó que se trata de una estrategia que busca “infundir el miedo e implementar acciones para cerrar filas entre los sectores mas conservadores, de Donald Trump, y a la vez también inducir al miedo y odio que existe en este país que ha llevado ya ataques de odio contra individuos, mezquitas, grupos religiosos”.

En entrevista para el programa El Tren de la Tarde que transmite La Radio del Sur, Tinker Salas detalló que la aprobación permite el veto de personas musulmanas que no tengan algún tipo de relación con Estados Unidos, y se limita a tres sectores: personas que tengan familiares en Estados Unidos, que tengan negocios o asuntos que tratar en ese país, y personas que tengan aceptación en una escuela, universidad o forme parte de una investigación.

Señaló que según el Tribunal Supremo, dependiendo de sus características, las personas pueden tener acceso o no a la nación norteamericana, “es una victoria parcial para Donald Trump con la promesa de que el Tribunal Supremo va a tomar el caso completo, en octubre cuando regrese a su turno de otoño”, dijo.

En tal sentido manifestó que la decisión tiene una victoria política para Trump, en el simbolismo que implica que el tribunal haya dado una votación a favor con los nueves jueces a cargo del caso, y un impacto político en el mensaje que envía en la afirmación de su política antimulsulmana.

Además un impacto económico en el hecho de que Arabia Saudita y los países productores de petróleo no están incluidos en el veto, “es muy interesante que en los países donde en realidad han habido personas que han hecho actos terroristas sobre EE.UU., no son incluidos en esta ley porque son aliados estratégicos para EE.UU., una muestra de ello es el reciente viaje de Trump hacia Arabia Saudita, su relación cercana con el rey y su sucesor también”, aseveró.

“El veto no va dirigido solo a personas musulmanas, la xenofobia va hacia cualquiera que no sea considerada americana, por lo que es muy amplio, puede incluir a personas afrodescendientes, latinas. El tema central es la distinción entre lo que es americano y lo que es externo, y lo que es externo es enemigo”, aclaró.

Ante ello refirió una vez más que todo el proceso tiene como objetivo fundir el miedo e implementar acciones xenófobas.