Fuerzas combinadas del gobierno iraquí rastrearon áreas recién liberadas en el oeste de Mosul consideradas estratégicas para asestar el golpe definitivo al Estado Islámico (EI), contra el cual libran hoy combates esporádicos en Tanak y Yarmuk.

El comandante del Servicio Antiterrorista (CTS, por sus siglas en inglés) teniente general Abdulwahab al-Saadi señaló que todavía persisten las escaramuzas en esos dos barrios ubicados en torno a la Ciudad Vieja de Mosul, la segunda urbe de Iraq y capital de la provincia norte de Nínive.

Junto con el CTS, que dirige las acciones, participan efectivos de la Policía Federal y del Ejército, apoyados por la aviación de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos, indicó el oficial.

Al-Saadi añadió que ayer las tropas regulares sufrieron varias bajas a causa de un contraataque por la retaguardia de los yihadistas, lo cual generó pánico entre los civiles asentados allí.

En Yarmuk se rastrea a los terroristas del EI ‘casa a casa’ dado que se cree hay al menos dos grupos de extremistas fuertemente armados y atrincherados en esa área situada en el borde occidental de Mosul, mientras en Tanak la situación es algo más delicada, explicó.

Asimismo, combatientes del DAESH, acrónimo árabe de EI, se infiltraron en Tanak mezclándose con civiles desplazados que retornaron a sus hogares y se establecieron allí usando a muchos residentes como escudos humanos, al tiempo que se reagruparon y contraatacaron a las tropas gubernamentales.

La Policía Federal continuó su avance hacia el centro de la Ciudad Vieja luego de que el lunes reconquistó el principal hospital que el DAESH tenía bajo su control en Bab Al-Beed, donde se incautaron gran cantidad de medicinas, comentó su jefe, el teniente general Shaker Jawdat.

Jawdat indicó que los policías ampliaron su área de operaciones y abrieron nuevos frentes de combate en Bab Jadid, situándose a escasos 350 metros de la importante área comercial de Serjkhana.

También ayer, la denominada Célula de Prensa de Guerra, adscrita al Ministerio iraquí de Defensa, informó que fuerzas del CTS tomaron Al-Farouq, zona situada en el lado noroeste de la Ciudad Vieja y frente a la Gran Mezquita Al-Nuri, que el 21 de este mes fue dinamitada por el EI.

Desde ese recinto musulmán, cuyo elemento más distintivo era su minarete de 45 metros de altura cuya forma inclinada le valió su nombre árabe de Al-Hadba, el líder del EI, Abu Bakr Al-Baghdadi, proclamó el califato islámico de Iraq y Siria en junio de 2014.

La ofensiva para emancipar Mosul comenzó el 17 de octubre y en enero quedó libre la parte oriental de la urbe dividida por el río Tigris, mientras la batalla por el lado oeste empezó el 19 de febrero.

Según el comandante del CTS teniente general Abdul Ghani Al-Assadi, sólo hay una pequeña parte de la urbe, específicamente de la Ciudad Vieja, en manos del DAESH, grupo que -dijo- ‘desde la perspectiva militar está acabado’ porque ya ‘perdió su espíritu de combate y su balance’.

Al-Assadi suscribió hoy la aseveración hecha el 22 de junio por el primer ministro iraquí, Haider Al-Abadi, de que ‘dentro de pocos días’ Mosul será declarado territorio libre del Estado Islámico.