Aunque se autodefine como mediador, Kuwait anunció que vetará la entrada de personas incluidas en la lista de presuntos terroristas vinculados a Qatar, mientras Arabia Saudita recalcó hoy que las demandas a Doha son innegociables.

De acuerdo con el canal saudita Al-Arabiya, las 59 personas y 12 instituciones a las que Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahrein y Egipto acusan de apoyar, financiar o suministrar armas a terroristas no podrán ingresar a este país del golfo Pérsico.

En un comunicado conjunto, los cuatro estados árabes señalaron días atrás que la relación está vinculada a Qatar, al que recriminan su ‘política de dos caras’ porque, por un lado, afirma ser un combatiente del terrorismo y, por otro, canaliza apoyo y dinero a organizaciones de ese tipo.

La noticia de Al-Arabiya, devenida con inusual beligerancia la contraparte de la qatarí Al-Jazeera, coincidió con declaraciones en Washington del canciller saudita, Adel Al-Jubeir, justo cuando su homólogo qatarí, jeque Mohammed bin Abdulrahman Al-Thani, también visita Estados Unidos.

Al-Thani viajó al país americano para tratar con el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, la crisis desatada el 5 de junio cuando los gobiernos antes mencionados rompieron relaciones con el qatarí por su presunto apoyo al terrorismo e interferir en sus asuntos internos.

Junto a la ruptura, los cuatro países impusieron un bloqueo fronterizo y comercial que extendieron incluso al plano militar, pues expulsaron a Qatar de la coalición que lidera Riad contra los rebeldes houthis en Yemen.

Diplomáticos y ciudadanos qataríes fueron expulsados de los países que cortaron los nexos, los cuales también cerraron sus espacios aéreos a la compañía Qatar Airways, le cancelaron las licencias de operación, clausuraron sus oficinas y todas sus compañías dejaron de volar a Doha.

Entretanto, Al-Jubeir señaló que ‘está en las manos de Qatar detener el financiamiento del terrorismo y la incitación al extremismo en la región’, y que las 13 demandas que le presentaron para que respondiera en un plazo de 10 días son ‘innegociables’, indicó Al-Arabiya.

El titular saudita hizo declaraciones a periodistas en Washington como parte de una ofensiva diplomática para tratar de justificar la postura del reino y sus aliados contra su todavía socio dentro del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), así como las exigencias entregadas por medio de Kuwait.

Al-Jubeir aseguró a reporteros que no hay negociaciones con Qatar sobre las demandas, entre las que destacan el cierre del canal qatarí Al-Jazeera, cuya cobertura es considerada hostil por Riad, Abu Dhabi, Manama y El Cairo.

Igualmente, reclaman a Doha que frente sus relaciones con Irán, cese ‘inmediatamente’ el acuerdo sobre una base militar de Turquía en su territorio y anule toda cooperación en ese ámbito con el país europeo miembro de la OTAN, requerimientos que los qataríes calificaron de ‘irrazonables’.

Qatar también debe abstenerse de naturalizar a ciudadanos de los cuatros países, especialmente en el caso de Bahrein, y expulsar a aquellos que viven en el emirato para que -según alegan los países demandantes- muestre voluntad de acabar con la interferencia en sus asuntos internos.

Etiquetas: ; ; ;