La posibilidad de una división del partido mayoritario de Perú, Fuerza Popular (FP), parece abierta hoy ante la perspectiva de la candidatura disidente de Kenji Fujimori, hermano de la líder de la agrupación, Keiko, a la presidencia del parlamento.
La eventual postulación fue filtrada a un diario local por fuentes de FP y de inmediato varios legisladores de la agrupación que controla el Congreso de la República respaldaron la opción como forma de poner fin a lo que consideran manejo cupular de la bancada fujimorista.

El menor de los hijos del exgobernante Alberto Fujimori (1999-2000), preso por crímenes de lesa humanidad y corrupción, guarda silencio, mientras en la bancada de FP, que tiene mayoría congresional absoluta, crecen los pronunciamientos a favor de su supuesta postulación.

La versión de la prensa que desató conjeturas señala que Kenji sería candidato frente a los aspirantes Cecilia Chacón y Miguel Torres, ambos del entorno de Keiko Fujimori y cuestionados por los discrepantes por tomar decisiones al margen de la mayoría de los 72 legisladores fujimoristas.

Añade que el legislador, que ha tenido abiertas discrepancias con su bancada y que, en lugar de la confrontación y el jaque permanente al gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski, plantea la concertación incluso en el espinoso tema de la excarcelación de su padre.

Previamente, según una encuesta de la empresa privada GfK, Kenji es el amplio favorito para presidir el parlamento unicameral, sobre todo de los consultados que votaron por FP en los comicios de 2016.

Kenji ha discrepado públicamente de la reciente censura o virtual destitución del ministro de Economía y Finanzas, Alfred Thorne, decidida por FP, y recibió a cambio duros comentarios de miembros de la llamada cúpula que, según el analista Pedro Tenorio, solo serían posible que la venia de la líder.

La primera en pronunciarse a favor de la elección de Kenji fue Patricia Donayre, legisladora de FP que concertó una reforma electoral integral con todos los partidos que fue bloqueada por la dirección partidaria, que prefirió solo cambios aislados y la desautorizó, ante lo cual protestó y está sometida a un proceso partidario de disciplina.

Para Donayre, Kenji es una opción de mayor consenso y equilibrio partidario que las de Chacón o Gutiérrez. ‘La gobernabilidad del país pasa por el equilibrio entre los poderes del Estado. El presidente del Congreso… debe garantizarla. Mi respaldo para Kenji Fujimori para presidente’, señaló.

Fuentes fujimoristas citadas por un diario local señalan que el posible candidato tendría el apoyo de 30 de los 72 congresistas de FP y Donayre propuso que sea candidato de los provincianos relegados de todas las bancadas, para que compartan el manejo del Poder legislativo.

También apoyan a Kenji Fujimori los legisladores de FP Marvin Palma, Yesenia Ponce, Wuilian Monterola y Moisés Mamani, mientras los considerados cercanos a Keiko se abstuvieron de respaldarlo.

Entre los segundos, Úrsula Letona señaló que, de decidirse a postular, Kenji tendría que someterse a una elección interna en la bancada, en la que participarán los otros aspirantes.

De otro lado, recientes declaraciones y propuestas del menor de los hermanos plantean temas de envergadura nacional y largo plazo, lo que actualizó la posibilidad de que apunte a ser candidato a la presidencia en 2021, tras dos fracasos de su hermana, en 2011 y 2016, cuando era favorita hasta poco antes de la elección.

Pese a que el tema apasiona a analistas y medios de prensa, hay escépticos que piensan que las diferencias entre los hermanos son solo aparentes y que son los dos brazos de una estrategia de tenazas para sumar votos y ganar el gobierno en 2021.

El analista de izquierda Alberto Adrianzén advirtió contra la tentación de ver en Kenji un un demócrata ejemplar y consideró discutible pensar que basta romper con la cúpula fujimorista para convertirse en héroe de la democracia.

Al señalar que el objetivo de Kenji es la libertad y la impunidad de su padre, planteó que ‘defiende a la persona más corrupta del país’ que debe continuar en la cárcel.