Los obreros de la fábrica de coches francesa GM&S Industry han acordado unas protestas debido al bajo volumen de encargos.

Los empleados que protestan están indignados porque la fábrica se encuentra al borde de la bancarrota. Han quemado los neumáticos de tractores en señal de la protesta.

«Continuaremos la lucha, y no nos rendiremos. Hemos conseguido mucho y no lo queremos perder», — ha declarado el representante.