El gobierno de Francia impulsa desde hoy una controversial reforma laboral defendida por las autoridades como clave para actualizar el mercado de trabajo, y rechazada por los sindicatos que la consideran una amenaza.

El Ejecutivo galo da los primeros pasos para instaurar el proyecto de reforma del Código de Trabajo, que ya obtuvo el aval del Consejo de Ministros.

Así lo informó a la prensa la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, quien declaró que la normativa ayudará ‘a las compañías a conquistar nuevos mercados y crear por tanto nuevos empleos’.

La titular reiteró la intención gubernamental de aprobar la ley por decreto, lo que implica no someter el texto al escrutinio de la Asamblea Nacional, sino solo informar a los parlamentarios al inicio y al final del proceso.

Esa fue la promesa de campaña realizada por el presidente Emmanuel Macron, una cuestión que suscita el rechazo de sindicatos y organizaciones sociales.

De acuerdo con los detractores, la reforma impuesta por decreto significará una afrenta contra el diálogo social en esta nación europea, y solo servirá para seguir desmontando los derechos laborales, en beneficio del capital y las grandes empresas.

La Confederación General del Trabajo (CGT) convocó ayer a una jornada de huelga general el 12 de septiembre para rechazar el proyecto de reforma laboral.

En un comunicado, la Comisión Ejecutiva de la CGT llamó a realizar un paro en todas las empresas y servicios, ‘en marco unitario lo más vasto posible’.

Etiquetas: ; ; ;