Los manifestantes reclamaban ayuda para cooperativas de trabajo y que se declarara emergencia alimentaria y tarifaria en comedores sociales y clubes barriales.

La policía argentina, por órdenes del presidente Mauricio Macri, reprimió este miércoles con camiones hidrantes, balas de goma y gases lacrimógenos a manifestantes de diversas organizaciones sociales que se movilizaron pacíficamente hasta el Ministerio de Desarrollo Social para reclamar ayuda.

Cientos de efectivos de infantería y agentes de civil en motos y camiones hidrantes dispersaron la protesta que se desarrollaba desde el mediodía en la avenida 9 de Julio de Buenos Aires, y no obstante, persiguió a los manifestantes por las calles aledañas.

Siete personas fueron detenidas, entre ellas un menor de edad, y de la mayoría se desconoce su paradero, confirmó el defensor del Pueblo de la Ciudad, Alejandro Amor.

Los asistentes reclamaban que se declarara emergencia alimentaria y tarifaria en comedores sociales y clubes barriales, y que el Gobierno de Macri retomara los planes de obra pública para emplear a los 40.000 cooperativistas bonaerenses que quedaron desempleados en el último año y medio.