La agencia de migraciones de las Naciones Unidas informó que 8.864 migrantes, que intentaban llegar a Europa en lanchas precarias de traficantes o barcos pesqueros, han sido rescatados desde el pasado sábado.

“El lunes socorrimos a unas 5.000 personas repartidas en cuatro embarcaciones grandes, una más pequeña y 18 lanchas neumáticas”, dijo un vocero de los guardacostas italianos.

Añadió que los traficantes aprovechan la mar serena para lanzar la mayor cantidad posible de embarcaciones hacia Italia.

Explicó igualmente que en las operaciones de rescate participan varios navíos guardacostas, la marina militar del dispositivo europeo de Frontex, la agencia europea de fronteras y varias ONG, destacan agencias.

Desde Madrid, la Guardia Civil española indicó que uno de sus barcos rescató el pasado martes a 133 personas, a bordo de una embarcación neumática que encontraba a unas 23 millas marinas de las costas de Libia.

Por otra parte, las autoridades de Sicilia detuvieron a un hombre de 23 años, acusado de torturar a migrantes que aguardaban los barcos que los trasladarían de Libia a Italia.

El hombre es sospechoso de pertenecer a una organización criminal armada que se dedica al tráfico de seres humanos. Es el sexto presunto torturador detenido desde marzo.

La agencia italiana de noticias ANSA informó además que varios migrantes denunciaron al hombre por azotar a la gente con mangueras de goma y quemarlas con gasolina en Libia.

La policía dijo que frecuentemente los migrantes son torturados, mientras los traficantes hablan con sus parientes para conseguir que paguen más dinero para el transporte de sus familiares.

Según las cifras del ministerio del Interior italiano, en lo que va de año más de 73.300 migrantes han llegado al país, un aumento del 14% en relación al mismo período del año anterior.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) cifra, por su parte, en 2.005 el número de personas que han muerto o desaparecido este año intentando cruzar las aguas del Mediterráneo.