Durante una semana, los estudiantes del programa de la Escuela de Gestión de Skólkovo — el ‘Silicon Valley’ ruso — participaron en un taller de liderazgo, donde también practicaron alpinismo y participaron en talleres en condiciones extremas en la península de Kamchatka, situada en Siberia.

En primavera de este año, los estudiantes de la Escuela de Gestión de Skólkovo viajaron hasta Kamchatka, en el Lejano Oriente ruso, para concluir la fase final del Máster en Administración de Empresas (MBA, por sus siglas en inglés).

Según los organizadores, la idea principal del viaje a Kamchatka radicaba en proporcionar a los participantes una «experiencia de interacción en equipo, permaneciendo en un contexto de incertidumbre», además de «darles a conocer sus límites y oportunidades» y «permitir adquirir una técnica intelectual para desarrollar la percepción reflexiva».
Los organizadores también quisieron mostrar a los estudiantes «la posibilidad que se esconde en nuestro país», añade un representante de la escuela en una entrevista a la revista RBC.

Según las impresiones de los participantes del programa, el curso de liderazgo en Kamchatka les ha servido para establecer contactos que pudiesen ser útiles en el futuro. Sin embargo, no todos están satisfechos con los resultados.

«Esperaba obtener destrezas y contactos profesionales y técnicos. Es probable que recibiera algunas destrezas y conocimientos en las asignaturas técnicas, pero en general no puedo decir que lo he conseguido. Aunque establecí contactos», admite Asatur Jachatiyán, alumno del programa y fundador de la empresa ITFB Solutions.

El costo total de este programa de MBA es de unos 60.000 euros, lo que no incluye, sin embargo, todos los gastos. Durante el programa están previstos tres viajes: a EEUU, a China y a Kamchatka, donde los estudiantes deben comprar sus propios pasajes.