La salida de EEUU del Acuerdo de París deja en «impasse» al Fondo Verde del Clima, ya que no se sabe si otros países compensarán la falta de dinero que supone la decisión del presidente estadounidense, dijo a Sputnik la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay, Eneida De León.

«Por suerte China sigue (en el Acuerdo de París) porque es el otro gran contribuyente al Fondo Verde del Clima; está todo un poco en impasse porque ya la cantidad de dinero que se consideraba no se puede considerar», dijo la funcionaria.

El Fondo Verde del Clima (GCF, por sus siglas en inglés) fue creado en el ámbito de la Convención Marco de la Organización de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés) para ayudar a países en desarrollo en prácticas de adaptación al cambio climático y mitigación de sus efectos.

«El Fondo Verde del Clima es el aporte de los países más contaminantes (EEUU y China) para nuestros países», explicó la ministra, quien participó el jueves en la Torre Ejecutiva (sede del Gobierno) de la presentación de la política de cambio climático impulsada por el Gobierno uruguayo.

Sobre el monto actual del GCF, De León dijo que «se había planteado un número pero que ahora (con la salida de EEUU) nadie lo dice porque no se sabe; hay que esperar, tampoco se sabe quiénes contribuirían el dinero que no va a aportar EEUU».

La ministra agregó que más allá de esas incertidumbres «el Fondo se sigue manteniendo» y aunque «seguramente» EEUU no vaya a hacer su aporte, la Unión Europea y China sí lo harán.

Sin embargo, De León relativizó la salida de EEUU del Acuerdo, ya que Trump no durará «para siempre» al frente del Gobierno de ese país y las políticas ambientales son «a muy largo plazo».

«Estamos pensando en las próximas generaciones», indicó.

Uruguay presentó el 29 de junio su política sobre cambio climático planteando los objetivos y las estrategias hacia el año 2050, así como las líneas de acción a ser implementadas en el corto y mediano plazo tanto desde la mitigación como la adaptación, para cumplir con el Acuerdo de París, informó el Ministerio en un comunicado.

Durante su disertación en la presentación De León expresó su «alegría» porque Uruguay cuente con un «instrumento formidable para transitar de manera robusta su futuro» en cuestiones ambientales.

Añadió, no obstante, que ese futuro «es más incierto y complejo» tras la salida de EEUU del Acuerdo de París anunciada por Trump el 1 de junio.

El Acuerdo de París, adoptado en 2015 y vigente desde noviembre de 2016, establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global según la mayoría de los científicos.

Cada país debe asumir compromisos voluntarios de reducción de emisiones que permitan evitar que la temperatura media del planeta suba por encima de dos grados centígrados en el presente siglo respecto de los registros de la era preindustrial.