El ministro responsable de la seguridad cibernética, Dan Tehan, dijo ayer que Australia creó una división de guerra de la información, y ampliará el alcance de su agencia para combatir los ciberataques.

Tehan comentó en conferencia de prensa que la nueva unidad militar lanzaría sus propios ataques contra enemigos extranjeros como los hackers y el Estado Islámico (EI) en respuesta a una ola creciente de asaltos globales, publicó el sitio digital www.dw.com.

Esto es resultado del carácter cambiante del conflicto contemporáneo, aseguró Tehan.

Por otra parte, el primer ministro Malcolm Turnbull, dijo el año pasado que los ciberataques lanzados por Australia hicieron ‘contribuciones valiosas’ en la lucha contra el EI en Siria e Irak.

La agencia de ciberinteligencia y la Dirección de Señales australianas ampliarán sus funciones para incluir la selección de criminales extraterritoriales.

El movimiento se produce después de dos grandes ataques cibernéticos mundiales como el Wannacry en mayo y un segundo ataque esta semana, originado en Ucrania, que causó estragos en empresas de todo el mundo.

Aunque Australia escapó en gran parte de los daños causados por los ataques de ransomware, Tehan dijo que su alcance global mostró la necesidad de ir a la ofensiva contra los hackers extranjeros.

Turnbull precisó que la respuesta australiana a las amenazas cibernéticas criminales no debe ser sólo defensiva, y que debían llevar la lucha a los criminales.