Bolivia comenzará el 14 de julio la apertura de siete zanjas en la frontera con Chile para evitar el ingreso del contrabando, según declaraciones del ministro de Defensa Reymi Ferreira.

Las excavaciones se harán en zonas críticas cercanas a los puntos de Todos Santos, Tambo Quemado y Pisiga, a fin de impedir el paso de camiones con mercadería ilegal.

El proyecto de las autoridades contempla una inversión de 21 millones de dólares y prevé también la construcción de una veintena de puestos militares de control a lo largo de la línea de demarcación y el mejoramiento del equipamiento a las unidades destacadas allí.

Los dos países comparten una frontera de alrededor de 900 kilómetros y se estima que 70 por ciento del contrabando que ingresa a Bolivia lo hace desde Chile.

La decisión de reforzar la zona se adoptó luego de que carabineros chilenos arrestaran el 19 de marzo pasado a nueve bolivianos que enfrentaban el tráfico ilegal de mercancías.

Los siete aduaneros y dos militares retornaron esta semana al país, después de más de 100 días de detención en la cárcel de Alto Hospicio, en Iquique.

Las autoridades chilenas condenaron a los nueve funcionarios por los delitos de robo, contrabando y porte ilegal de armas, les impusieron una multa de 48 mil dólares y los expulsaron del país, como medida sustitutiva a los tres años de cárcel.

El presidente Evo Morales consideró como una agresión a todos los bolivianos el arresto de los nueve connacionales.

No se puede entender que los hombres que combaten el contrabando sean acusados de tráfico de mercadería ilegal, afirmó el dignatario.

Según datos del ministerio de Economía, la nación andino amazónica pierde anualmente mil millones de dólares por evasión de impuestos, principalmente en los rubros de alimentos, bebidas, textiles y electrodomésticos.

Etiquetas: ; ; ;