El Tribunal Constitucional de Austria ha avalado ayer viernes la expropiación de la casa natal de Hitler después de que la dueña de la vivienda presentara un recurso contra la decisión del Parlamento, que aprobó el 14 de abril por una amplia mayoría una ley que permitía expropiar el inmueble.

“La expropiación de la casa natal de Adolf Hitler en Braunau era de interés público, se hizo de forma proporcional y con una compensación, por lo tanto, no es inconstitucional”, ha fallado el tribunal.

La aprobación de la ley que permite la expropiación de la vivienda tiene como objetivo evitar que el lugar en el que nació el dictador el 20 de abril de 1889 se convierta en un sitio de peregrinación para neonazis y grupos de antisemitas.

El futuro del caserón de tres plantas, que se encuentra en la localidad fronteriza de Braunau, ha desencadenado un conflicto entre el Estado y la familia propietaria. Desde 1972 hasta finales de 2016, el gobierno alquiló el inmueble para evitar que pudiera convertirse en un lugar destinado a ensalzar la figura de Adolf Hitler. Después de que la dueña se negara a venderla, el Estado decidió expropiarlo.

La casa natal de Hitler podría convertirse en un museo

El edificio ha albergado en las últimas décadas una escuela, una filial bancaria, una biblioteca e, incluso, un espacio destinado a talleres organizados por una asociación para discapacitados, que se mudó porque la propietaria se negaba a adaptar el edificio a sus necesidades.

Una comisión de expertos, que ha abogado por darle a la vivienda un uso social o caritativo, ha manifestado que derribarla sería “negar la historia”. Entre las propuestas se encuentra también la de crear un museo.

El alcalde de Braunau, Johannes Waidbacher, ha indicado que utilizar el espacio para la ayuda a personas con discapacidad sería “una afirmación de la vida y un homenaje a las víctimas del nazismo; un símbolo claro contra los crímenes cometidos por Hitler”.

Etiquetas: ; ; ;