En la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos (RUDN, por sus siglas en ruso) estudian hoy más de 7.000 estudiantes extranjeros de 154 países. ¿Qué medidas toma el centro para atraer a estos estudiantes? ¿Qué programas gozan de mayor demanda? La vicerrectora de Relaciones Internacionales del ente, Larisa Yefrémova, cuenta sobre esto.

¿Qué programas de estudios gozan de mayor demanda entre los estudiantes extranjeros?

Esto depende de la región concreta. Para los estudiantes de América Latina las disciplinas de ingeniería gozan de mayor demanda, seguidas por las ciencias sociales y humanitarias, así como la medicina. Los estudiantes de Oriente Próximo están más interesados en la medicina y desde hace poco en las disciplinas de ingeniería. Entre ellos hay una demanda estable de ciencias sociales y humanitarias, ante todo, de relaciones internacionales.

La región de Asia manifiesta interés hacia la filología; la RUDN es conocida por sus métodos de enseñanza del ruso como idioma extranjero. Además, observamos un crecimiento de interés hacia las disciplinas de ingeniería, ciencias físicas y matemáticas.

En los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) son de igual demanda los economistas, abogados, médicos, ingenieros y especialistas en agronomía.

¿Cómo cambiaría la demanda de programas de estudios por parte de los aspirantes extranjeros?

Hemos analizado los pronósticos sobre el mercado laboral hasta 2020 y hemos decidido hacer hincapié en las direcciones relacionadas con el sector agrario y tecnológico, la seguridad ecológica, la ingeniería. Todo esto estará basado en el uso de las tecnologías de la información.

¿Qué planes tiene la universidad para la admisión de estudiantes extranjeros para el año que viene?

Planeamos admitir hasta 3.500 estudiantes para las plazas financiadas con dinero del presupuesto federal de Rusia y pagadas por los propios estudiantes.

Para atraer a un número tan grande de aspirantes extranjeros, ante todo, nos concentramos en los que estudian en nuestra facultad preparatoria y luego ingresan en la universidad para realizar estudios de licenciatura de 4 o 5 años. Además, usamos otros mecanismos para atraer a los estudiantes a nuestros programas de Máster y de posgrado en inglés (incluidas las agencias de contratación).

Asimismo, organizamos olimpiadas en varias disciplinas en varios países para elegir a los alumnos más preparados y talentosos y les invitamos a estudiar en nuestra universidad.

El año pasado, empezamos junto con nuestros socios extranjeros a crear en varios países centros del idioma ruso y cursos preparatorios a donde dirigimos a los profesores de la RUDN.

Por ejemplo, un centro de este tipo fue creado utilizando la infraestructura de la Universidad Politécnica de Quito, en Ecuador, y admite a estudiantes de toda la región. Les es más fácil y barato ir a Ecuador para aprender ruso y posteriormente ingresar en la RUDN sin necesidad de estudiar en la facultad preparatoria durante un año.

Hemos lanzado centros similares en el marco de la Universidad de Idiomas Extranjeros de Dalian para China y toda la región de Asia, en Jordania para Oriente Próximo, en Zambia para ocho países de África. Estudiamos la posibilidad de abrir próximamente centros en Mongolia, Vietnam y la República Dominicana.

¿Da frutos este enfoque?

Durante la admisión de este año, ya hemos elegido a más de 400 aspirantes de varios países, ante todo, de África, América Latina, Asia y Oriente Próximo. Estamos dispuestos a darles prioridad para estudiar gratis y otorgaremos a 15 de los aspirantes más talentosos becas por un monto de hasta 25.000 rublos (unos 370 euros) al mes.

Hace poco, la RUDN, con apoyo de nuestros egresados, fue la primera Universidad en Rusia en concertar con el Ministerio de Educación de la República Dominicana un acuerdo para la preparación de 30 especialistas a expensas de este Estado. Los ciudadanos de la República Dominicana cursarán estudios de Máster y de posgrado en las especialidades necesarias a su país.

En vista que la República Dominicana envía tradicionalmente a sus estudiantes a EEUU, Francia, Canadá y Alemania, la solicitud sobre la preparación de los cuadros nacionales en nuestra universidad pone de relieve que el reconocimiento de la RUDN crece en todo el mundo.

¿Les importa la inserción profesional de sus egresados después de que vuelvan a su patria?

Claro que sí. Es importante que los egresados de la RUDN puedan encontrar trabajo tanto en su país como fuera de este. A través de las asociaciones de egresados establecemos contactos con empresas grandes o medianas o universidades extranjeras y negociamos con estas.

Por ejemplo, en nuestra universidad estudian 55 ciudadanos de Zambia y acabamos de abordar con el rector de la segunda universidad más importante de este país la posibilidad de preparar a estos estudiantes para la docencia y así garantizarles puestos de trabajo y mantener la tradición académica rusa en esta nación africana.

¿Surgen conflictos interétnicos entre los estudiantes?

Controlamos bien la situación y podemos decir con seguridad que no hay conflictos interétnicos en la universidad. A veces surgen problemas entre personas, pero eso es todo.

Nos guiamos por el principio de la internacionalización. Por ejemplo, cuando un estudiante extranjero ingresa en la universidad no vive en la residencia estudiantil con sus coterráneos, sino que se sume en un ambiente multicultural.

Cuando el período de adaptación termina, se puede adherir a la comunidad con sus compatriotas, pero estas comunidades no están cerradas, sino promueven su cultura nacional entre todos los representantes de los 154 países que estudian en la RUDN. Por eso en la universidad se celebran constantemente días de puertas abiertas, jornadas de cocinas nacionales, entre otros actos.

¿Obtienen sus egresados un diploma de traductor-intérprete adicionalmente a la carrera principal?

Sí. Por ejemplo, puede ingresar a nuestra universidad un estudiante quien hable español, pero que al término de sus estudios planee cooperar con China. Para esto quiere aprender chino. Es posible hacerlo en nuestra universidad. En la RUDN se puede asistir al curso de chino por ejemplo, y tras finalizar el curso y pasar bien los exámenes, obtener el título oficial de traductor-intérprete. Por eso muchos estudiantes rusos y extranjeros aprovechan esta oportunidad.

Etiquetas: ;