El Ministerio de Defensa de Portugal ha informado que cientos de armas y municiones han sido robadas del arsenal nacional de Tancos, en la región central del país luso, el día 28 de junio.

Los ladrones lograron llevarse 44 lanzagranadas, 120 granadas ofensivas, 1.500 municiones de calibre 9mm (cuyo uso es autorizado solamente a las autoridades del país), entre otros explosivos, informó el medio luso Diario Nacional (DN).

La investigación del crimen ya se ha iniciado, pero la falta de un sistema de videovigilancia (el cual se encontraba dañado ya desde hace dos años), dificulta la identificación y la posterior búsqueda a los criminales.

Las principales hipótesis apuntan a civiles como culpables del crimen. Sin embargo, Loureiro dos Santos, general del Ejército portugués, destacó que «las instalaciones militares del país son como cerrojos y por eso hay que considerar la hipótesis de que haya sido alguien de dentro de la  propia organización el responsable de llevarse las granadas y las municiones».

La mayor preocupación de Portugal ahora es que los materiales robados sean utilizados por organizaciones terroristas, tanto en el país luso, como en los países vecinos. Las granadas, por ejemplo, son armamentos de guerra y no tienen salida en el circuito nacional de la criminalidad, explicaron fuentes policiales al DN.

«Cuando ese armamento entre en circulación por el espacio europeo es de fácil acceso a grupos terroristas o individuos que integren células terroristas», destacó Filipe Pathé Duarte, portavoz del Observatorio de Seguridad, Delincuencia Organizada y Terrorismo de Portugal.

 

Etiquetas: ; ;