Las fuerzas de seguridad saudíes han aumentado la represión contra el pueblo en la localidad chií de Al-Awamia, ubicada en la provincia oriental de Al-Qatif (noreste).

Tras haber pasado unos dos meses del asedio de Al-Awamia por el régimen de Al Saud, las fuerzas saudíes siguen arrestando a un gran número de personas, incluido los activistas, según las fuentes estatales. Estas medidas de represión y los arrestos han aumentado aun más tras la destitución de Mohamad bin Nayef, como príncipe heredero el pasado mes de junio.

El rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, emitió el pasado 21 de junio un decreto, según el cual reemplazó al príncipe heredero Mohamad bin Nayef con su propio hijo, Mohamad bin Salman, el príncipe heredero adjunto saudí y ministro de Defensa de Arabia Saudí.
Las autoridades saudíes también arrestan a las personas que protestan por las heridas que sufren durante los tiroteos. Mientras tanto las fuerzas saudíes siguen asediando esta zona y continúan ataques brutales contra los residentes en esta localidad. Las zonas orientales de Arabia Saudí, son los lugares de residencia de los chiíes, quienes siempre son reprimidos por el régimen de Al Saud.

Desde febrero de 2011, Arabia Saudí vive protestas contra el régimen de Al Saud, en particular en las ciudades de Al-Qatif y Al-Awamia, en la Provincia Oriental (Al-Sharqiya). Los manifestantes han exigido reformas, libertad de expresión y la liberación de todos los presos políticos. Además piden poner fin a la discriminación económica y religiosa contra la región.

 

Etiquetas: