El presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó ayer las maniobras militares conjuntas Teamwork South 2017 que Estados Unidos realiza en las costas de Chile, país al que calificó de “pequeño Israel de Sudamérica”, refieren agencias.

“Imperio militar y el pequeño Israel de Sudamérica entrenando para seguir invadiendo pueblos pacíficos”, escribió Morales en su cuenta de Twitter, en una nueva alusión a su vecino que arrebató a su país toda su costa del Pacífico en una guerra en el siglo XIX.

Morales escribió, además: “EEUU-Chile con operaciones navales Teamwork South 2017: las colonias aprendiendo de sus amos”.

Morales, que encabeza un gobierno progresista en Bolivia desde 2006, agregó: “Maniobras conjuntas Teamwork South 2017: Cuando los hermanos aprenden juntos a matar. El Caín de Sudamérica en el juego perfecto”.

Bolivia y Chile carecen de embajadores desde 1978 al fracasar un intento de resolver el reclamo boliviano de una salida soberana al mar, mientras que Morales expulsó en 2008 de su país al embajador estadounidense, acusándole de fomentar un complot en su contra.

Tropas de la Cuarta Flota de las Fuerzas Navales del Comando Sur de Estados Unidos, dirigidas por el contraalmirante estadounidense Sean Buck, participan desde el pasado sábado en simulacros conjuntos en las costas chilenas, en conmemoración del centenario de la fuerza submarina de Chile.

Las maniobras incluyen al destructor estadounidense de misiles guiados USS Chafee (DDG90), que porta dos helicópteros navales MH-60R del escuadrón HSM-37, un submarino de ataque rápido y dos aeronaves de patrulla marítima P-8A Orion, según un reporte del Comando Sur estadounidense.

Bolivia y Chile mantienen abiertas sendas demandas ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. La Paz, por su centenario reclamo marítimo por un acceso soberano al mar, y Santiago por el uso de las aguas fronterizas del manantial Silala.

Además, días atrás, nueve funcionarios bolivianos que laboraban en la frontera con Chile fueron detenidos, acusados de contrabando, juzgados y posteriormente expulsados por Santiago.

Diferendo por manantiales del Silala llega a la Corte Internacional de Justicia

Chile presentará hoy su memoria ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre las aguas fronterizas de Silala, que para Santiago es un río internacional, pero para La Paz es un manantial desviado artificialmente, indicaron fuentes conocedoras del caso a agencias.

Ante las amenazas de Bolivia de recurrir ante este tribunal internacional con sede en La Haya (Holanda), donde ya mantienen otro diferendo sobre el acceso al mar, Chile se le adelantó, y en junio de 2016 llevó el caso del Silala ante el CIJ.

Chile busca que el tribunal “determine que el Silala es un río internacional y que, por lo tanto, Chile tiene derechos sobre las aguas de este curso”, explicó entonces el canciller chileno Heraldo Muñoz.

Bolivia acusa a Chile de haber desviado artificialmente el curso de las aguas de lo que para ellos es un manantial, y de no haber pagado por ellas. Santiago, en cambio, considera que es un río internacional, cuyos derechos de uso de aguas son compartidos.

Además del reconocimiento como río del Silala, que nace en territorio boliviano y desemboca en el Océano Pacífico atravesando territorio chileno, Santiago también quiere que el CIJ reconozca el derecho de los países “a aprovecharlo” y la obligación de “prevenir usos” dañinos para el otro Estado.

El Gobierno chileno presentará así su memoria el último día del plazo fijado por la corte internacional, mientras que Bolivia deberá presentar su contra-memoria en el plazo de un año, antes del 3 de julio de 2018.

En sus argumentos, las autoridades chilenas, representadas ante el CIJ por la agente Ximena Fuentes, defenderán que “existen antecedentes geográficos, geológicos, hidrogeológicos que demuestran que es un curso de agua natural”, precisan las mismas fuentes.

La memoria que Chile debe presentar hoy también incluiría una declaración de la Cancillería boliviana de 1996, en la que reconocería que el Silala “es un río, donde Bolivia es el país de curso superior y Chile es el país de curso inferior”.

Las demandas por el Silala se suman a otro litigio que ambos países sostienen en la CIJ, en cuyo marco Bolivia reclama a Chile que acepte negociar una solución para otorgarle una salida al Pacífico.

Bolivia perdió esta salida en una guerra librada a fines del siglo XIX, y que es el origen de todas las disputas diplomáticas entre ambos países.

TRABAJO RIGUROSO

El agente boliviano ante la CIJ de La Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, informó que el equipo jurídico de su país trabaja “rigurosamente” para responder a la demanda de Chile.

“Tendremos un período de un año para responder a la solicitud del país vecino de manera responsable y con el apoyo de la Dirección Estratégica de Defensa del Manantial Silala”, apuntó.

Reiteró, asimismo, que Bolivia es dueña del manantial en la región de Potosí, el cual alimenta sin costo con 300 litros de agua por segundo a zonas del norte chileno.

Estudios de la Universidad boliviana Tomas Frías descartaron que las aguas del Silala sean de un acuífero compartido con Chile.