La Comisión de Constitución y Justicia (CCJ) de la Cámara de Diputados devendrá desde hoy foco de atención en la escena política brasileña, al comenzar a evaluar la denuncia por corrupción que pesa sobre el presidente Michel Temer.

De responsabilidad, imparcialidad e independencia debe ser la postura que asuma el colegiado en este caso, que se produce en ‘un momento delicado, grave’, dijo en declaraciones a la prensa el titular de la CCJ, Rodrigo Pacheco, del gobernante Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Pacheco deberá dar a conocer este martes el nombre del relator del caso, una figura considerada clave en el decursar del proceso.

De ahí que desde que la Procuraduría General de la República (PGR) presentara formalmente la acusación ante el Supremo Tribunal Federal (STF), el 26 de mayo último, el Palacio de Planalto comenzó una desesperada carrera por influenciar tanto en el nombramiento del informante, como en la propia integracion de la comisión.

Aunque Pacheco tiene una actuación independiente, está siendo presionado por los gobernistas para que nombre a un diputado afin a Temer, denunció la víspera Carta Capital y mencionó como posibles relatores a Alceu Moreira o Jones Martins, pues ambos recibieron dinero del gobernante para las elecciones de 2014.

Sin embargo, legisladores de la oposición abogaron porque el puesto lo ocupe un parlamentario imparcial y anticiparon que harán todo lo posible por conseguirlo.

La denuncia por corrupción pasiva contra Temer fue entregada en la Cámara de Diputados el jueves último y leída ese mismo día ante el plenario por la primera secretaria de la Mesa Directiva, Mariana Carvalho, tras lo cual el gobernante fue notificado a presentar su defensa en un plazo de diez sesiones.

A partir de ese momento, la CCJ contará con hasta cinco audiciones de la Cámara para elaborar, discutir y votar el informe del relator.

Con posterioridad, el propio relatorio será sometido a la consideración del pleno de la Cámara baja, que será en definitiva el encargado de aceptar o no la denuncia. Para que ésta sea aprobada y luego enjuiciada por el STF deberá contar con el respaldo de 342 de los 513 miembros de la Casa.

En declaraciones formuladas la víspera a Radio Band News, Temer dijo tener ‘la certeza casi absoluta’ de que podrá lograr que los diputados rechacen la acusación y archiven el proceso.

Tengo un dato interesante, dijo el inquilino del Palacio de Planalto, y es que hay cerca de 363 diputados indecisos, o sea, que solo darán su voto en el último momento. Y los que están en contra ya lo manifestaron, acotó.

Según muestreos realizados por los diarios O Globo y Folha de Sao Paulo el pasado fin de semana, la mayoría de los parlamentarios consultados son favorables a que Temer sea enjuiciado por corrupción o todavía no decidieron cómo votarán.

En el caso de O Globo, 121 se manifestaron a favor, 74 permanecen indecisos, 127 no quisieron responder y 44 están en contra de que la acusación prospere; mientras las respuestas colectadas por Folha -en ese mismo orden- fueron 130, 112, 57 y 45.

Etiquetas: ; ; ; ;