La oposición te dice que en Venezuela hay una dictadura. Y te lo han dicho no solo ahora, sino que lo han repetido un millón de veces desde que Chávez asumió el poder en 1999.

Pero resulta que, hoy como ayer, la auténtica dictadura y los verdaderos dictadores son ellos: los opositores, sifrinos, escuálidos, altaneros, amargados, racistas, inconformes, pitiyanquis, malcriados, abusadores.

Mientras acusan a los demás, demuestran de lo que son capaces.

Dicen que el Gobierno es una dictadura porque “no quiere elecciones”. Pero el Presidente convocó a una elección de representantes a la Asamblea Nacional Constituyente para el 30 de julio y también a las elecciones de gobernadores para el 10 de diciembre, y esa oposición amenaza con “no dejar votar” a las personas y con “impedir la elección de la Constituyente”. No quieren que votes.

Dicen que el Gobierno es una dictadura porque “controla al CNE y hacen fraude”. Pero esa oposición anunció que ellos mismos harán un “plebiscito”, sin el CNE y sin ninguna institución electoral, para preguntar si la gente quiere que se dé un golpe de Estado, donde los votos los contarán ellos y los resultados serán lo que ellos digan. Te ofrecen un fraude.

Dicen que el Gobierno es una dictadura porque “no hay libertad y no hay derechos”. Pero esa oposición es la que no te deja transitar por una calle si a ellos no les da la gana, porque cualquier día quieren hacer un “trancazo”. Y si insistes en pasar por allí, te golpean, te insultan, te rompen el carro o la moto y pudieran hasta matarte. Te quitan tu libertad de tránsito y tu derecho a hacer lo que quieras hacer.

Dicen que el Gobierno es una dictadura porque “aquí no hay alimentos para la gente”. Pero esa oposición es la que se ha encargado de quemar un depósito de Mercal con más de 50 toneladas de alimentos en Anzoátegui. También es la misma oposición que no permite que los camiones de alimentos lleguen a Caracas porque trancan las vías, amenazan a los choferes y han llegado incluso a quemar los camiones. No quieren que te llegue la comida a la mesa.

Dicen que el Gobierno es una dictadura porque “no hay futuro para los jóvenes”. Pero esa oposición se dedicó a atacar e incendiar, varias veces, el preescolar del Ministerio de la Vivienda, así como los hospitales materno infantiles de El Valle y de Carrizal. Odian a los niños pobres.

Dicen que el Gobierno es una dictadura porque “ataca la propiedad privada”. Pero esa oposición es la que ha quemado alrededor de quinientos comercios, obliga a los comerciantes a cerrar sus negocios o a no abrirlos porque “tienen que hacer un paro” obligatorio. No quieren que produzcas dinero.

Dicen que el Gobierno es una dictadura porque “aquí no se puede pensar distinto”. Pero es esa oposición la que ha “quemado vivos” no a una ni a dos, sino a siete personas, porque “parecían chavistas” o afirmaron serlo, estando cerca de una de sus manifestaciones. Son ellos los que amenazan con que “hay que matar a los chavistas”, solo por el hecho de ser chavistas. Te ofrecen la muerte si no opinas como ellos.

Cuando te hablen de “dictadura”, mira bien quién te lo está diciendo y qué te está ofreciendo a cambio.

Etiquetas: ; ; ; ;