Ayer miércoles los aviones de bombardeo estratégico Tu-95MS de las Fuerzas Aeroespaciales de la Federación Rusa realizaron un ataque en Siria contra los terroristas del Estado Islámico. En el emplearon los cohetes de alta precision H-101.

El resultado del ataque ha dejado tres grandes depositos de armas destruidos y también el puesto de mando de los terroristas cerca de la ciudad de Akerbat.

Los cohetes han cumplido su mision a una distancia cercana a los 1000 km.

El bombardero fue cubierto en todo momento por los cazas Su-30SM de la base aérea de Hmeymim.

Este nuevo cohete es capaz de alcanzar objetivos a 4500 Km y portar una parte de ellos con carga nuclear.