La población siria está actualmente dividida en dos grupos: los que creen en las provocaciones mediáticas y los que entienden que forman parte de un juego político, afirmó Lina Kandakzhi, periodista internacional y profesora del Departamento de Medios de Comunicación de la Universidad Rusa de la Amistad de los Pueblos, de origen sirio, en la tercera edición del foro mediático de Rusia y China.

Y es que el conflicto sirio es sin duda uno de los temas principales que está rodeado por la propaganda mediática y todo tipo de historias inventadas en las redes sociales. Cómo distinguir la realidad de la mentira nos lo cuenta la comunicadora siria.

La periodista señala que una parte del pueblo sirio cree en las provocaciones de los medios occidentales y Al-Jazeera (el canal de televisión estatal de Catar) y que la otra entiende que todo esto es un juego político.

“Voy a poner un ejemplo, y ustedes decidan por sí mismos qué creer y qué no: La historia del niño herido en Alepo; Occidente hizo de él una verdadera víctima del régimen de Assad. El pobre niño fue mostrado por todos los canales de televisión de todo el mundo, llamando a la compasión y gritando a los cuatro vientos “¡Assad es un asesino!”, “¡Assad debe irse!” y cosas por el estilo. ¿Qué vemos hoy? Hoy en día, al principal propagandista árabe, Al-Jazeera, poco a poco se le están cortando los canales. Qatar ha sido bloqueado y otra vez surge la historia del niño. Pero ahora su padre cuenta una historia completamente contraria”.

“Las noticias falsas se han convertido en una trampa en la que caen millones de personas que están acostumbradas a confiar en los grandes nombres de los medios”, afirmó por su parte la directora de Rusia Today, Margarita Simonián.

REDES SOCIALES VS TELEVISIÓN

La experta siria también destacó que en tiempo de guerra, el periodismo en su país se encuentra en una situación difícil, porque muchos periodistas fueron asesinados por las balas de los terroristas. “Los chicos se arriesgan y se meten en los lugares más peligrosos, en contraste con los periodistas occidentales, a los que nunca vas a encontrar en los puntos calientes de Siria, sino en el vestíbulo del hotel Four Seasons de Damasco”, señaló.

Es por esto que a menudo las redes sociales pasan a primer plano cuando se habla de la información. “Hoy en día, los jóvenes no salen de la red social, escriben activamente en Twitter. A menudo me entero gracias a Twitter de que ha habido un bombardeo en Damasco”, dijo Kandakzhi.

La experta afirmó también que las redes sociales juegan ahora un papel muy importante, incluso más que la televisión, porque es el canal que llega a más gente. Es por eso que por ellas se propagan con tanto éxito las noticias falsas.

“Hay mucha mentira sobre la guerra en Siria en la Red. Los periodistas profesionales deben revisarlo todo varias veces, pero a los medios occidentales les gusta sacar noticias falsas de inmediato”, dijo.

A PESAR DE LA GUERRA…

Hablando del supuesto sufrimiento del pueblo sirio, causado por el régimen de Assad –según los medios occidentales–, la periodista ha asegurado que, a pesar de la guerra, en las ciudades se abren cafeterías, no hay problemas con los alimentos. “Se puede comprar absolutamente de todo en las tiendas. En las farmacias venden medicamentos difíciles de conseguir incluso en Rusia. Todavía hay atención médica gratuita a cada familia, independientemente de su condición social, se le asigna un paquete social con alimentos que incluye arroz, azúcar, harina y un poco de comida enlatada. Así era antes de la guerra y así es ahora. Sea usted el más pobre o el más rico, lo va a recibir”, afirma.

“Los sirios están cansados de la guerra, lo que realmente quieren es que vuelva la paz. Quieren que sus hijos jueguen a la pelota en las estrechas calles orientales, como antes; quieren que el mundo los deje en paz. Antes de la guerra, Siria era el país más pacífico y más acogedor del mundo”.

Etiquetas: ; ; ;