Nikolái Jaritónov, diputado de la Duma Estatal — la Cámara Baja del Parlamento ruso—, exigió una respuesta a la ley aprobada por Polonia que prevé demoler monumentos soviéticos, además de pedir romper los vínculos diplomáticos con Varsovia.

«Es nuestro deber, antes de que termine el día de hoy, acordar una declaración contra la ley aprobada por el Seim [Parlamento] de Polonia. Nuestra declaración debe prever para hoy, antes de que llegue la medianoche, romper las relaciones diplomáticas, retirar a nuestro embajador [de Rusia en Polonia], expulsar al embajador polaco de Rusia y detener todo el comercio con Polonia», declaró el político durante una reunión de la Duma Estatal.

El diputado comunista hizo hincapié en que unos 600.000 soldados del Ejército Rojo fallecieron en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial combatiendo al nazismo.

El 22 de junio, el Seim de Polonia aprobó las enmiendas a la ley sobre la prohibición de la propaganda comunista y «cualquier otro régimen totalitario» en los nombres de edificios u otros objetos arquitectónicos. El documento prevé destruir los monumentos de la época soviética, incluso los de la Segunda Guerra Mundial. Según datos del Instituto de la Memoria Nacional de Polonia, la llamada ley de ‘decomunización’ afectará a unos 230 monumentos del Ejército Rojo presentes en el país.