Después de empezar los choques entre policías y manifestantes, estos últimos fueron atacados con cañones de aguas para así se dispersados. Como respuesta los manifestantes lanzaron botes de humo y botellas de cristal.

Todo este escenario se da en la víspera a la cumbre del G20.

La policía ha explicado que los choques se han agudizado después de que los manifestantes se han negado a quitarse las máscaras que les cubren la cara.