Frunze es un poblado de la región de Slavyanoserbsky, donde varías veces se sometía a los bombardeos en masa por parte del ejército ucraniano que se ha permitido emplear contra la población civil fósforo blanco.

Los habitantes de la localidad tuvieron que sobrevivir mucho tiempo en los oscuros sótanos, renunciando a la financiación social de Ucrania, el hambre, la ausencia de abastecimiento de agua y la agresión militar del ejército ucraniano. En el poblado falta un tercio de la población pues se han ido para poder sobrevivir.

En el camino vecinal más de 400 casas han sido destruidas, el ejército ucraniano continúa queriendo tomar el Donbass.

Los habitantes del poblado no pierden la esperanza de que la vida volverá a ser normal algún día donde ningún niño más morirá bajo los proyectiles de la parte ucraniana.