La presidenta de la conferencia de las Naciones Unidas para negociar un tratado que prohíba las armas nucleares, Elayne Whyte, aseguró hoy que ese instrumento multilateral está listo para su adopción mañana.

En declaraciones a periodistas acreditados aquí, la embajadora costarricense precisó que el documento elaborado constituye el fruto de tres semanas de discusiones, durante las cuales se tuvieron en cuenta los intereses de los Estados participantes en el proceso y de la sociedad civil.

Whyte manifestó sus expectativas de que el tratado se adopte por consenso, aunque dejó claro que los procedimientos de la conferencia contemplan la posibilidad de un voto.

Asimismo afirmó que sería un momento histórico si la comunidad internacional logra hacer realidad el reclamo de una amplia mayoría de sus miembros de prohibir las armas nucleares.

La diplomática dijo a Prensa Latina que 129 de los 193 países integrantes de la ONU se inscribieron en la conferencia, que fue instalada el 15 de junio, después del foro celebrado en marzo pasado, cuando se acordó avanzar hacia un instrumento que represente el primer paso para liberar a la humanidad de tan peligrosos artefactos de exterminio masivo.

Respecto al contenido del texto, Whyte precisó que incluye la prohibición de todas las actividades relacionadas con las armas nucleares y la obligación de asistir a las víctimas y de atender los daños ambientales derivados de los ensayos con esos medios.

La presidenta de la conferencia que concluye mañana también resaltó los espacios existentes en el tratado para la incorporación al mismo de los países poseedores de armas nucleares, que optaron por no participar en las negociaciones.

Whyte envió un mensaje a todos los miembros de las Naciones Unidas, mediante el cual señaló que el mundo ha esperado 70 años para contar con un instrumento destinado a prohibir unos medios de guerra que de utilizarse, traerían catastróficas consecuencias para la humanidad.

Este tratado constituye un bien común, subrayó.

Fuente