UÇK

El fiscal italiano Danilo Tsesareli de la misión europea en Kósovo, investigando el asunto sobre la matanza contra serbia el 17 de marzo de 2004, ha llegado a la conclusión de que estos crímenes tienen relación directa con los antiguos líderes del Ejército de Liberación de Kósovo y los políticos de la entonces república autoproclamada.

«El grupo de antiguos miembros del UÇK fue la base de la organización y realización de desórdenes entre los días 17-19 de marzo», — se dice en el documento, el cual estaba disponible para todos los medios de comunicación en Kósovo.

El grupo tenía armas y municiones que habían comprado, lo más probable, en Albania según ha informado el fiscal.

Además, 7 u 8 personas de aquel grupo tienen relación con el ataque al coche de la misión de la ONU, cuyo objetivo era temorizar a los pacificadores internacionales.

En marzo de 2004 Kósovo y Metojia tuvo lugar una matanza, donde miles de serbios fueron expulsados. Miles de casas fueron incendiadas y decenas de iglesias ortodoxas también.

Recientemente en Kósovo fue declarada la formación del tribunal para los crímenes de guerra. Comentándolo, el jefe del comité parlamentario serbio de Kósovo y Metojia Milovan Dretsun ha anotado que sobre el banquillo de los acusados pueden encontrarse los ex jefes más influyentes de los albaneses de Kósovo, los cuales ahora son altos cargos en la política de la república autoproclamada o ellos pretenden serlo: Hashim Tachi, Ramush Haradinay, Kadri Alegra, Fatmir Limay. Se informa que si estos criminales llegan al poder podrán recibir la inmunidad política y no podrán ser sentados ante la Justicia.