El presidente de China, Xi Jinping, llamó a defender una economía mundial abierta y un régimen comercial multilateral, durante su intervención en la XII Cumbre del Grupo de los 20 (G20) que concluye hoy.

En su alocución en la primera jornada de la cita de dos días en Hamburgo, importante ciudad portuaria ubicada en el norte de Alemania, el líder de la segunda economía del mundo exhortó a realizar esfuerzos conjuntos para impulsar nuevos motores de crecimiento, promover un desarrollo más inclusivo y mejorar la gobernación económica global.

Al respecto, pidió a los miembros del bloque seguir comprometidos con la apertura y el beneficio mutuo para todos.

La cumbre G20 de este año, inaugurada el viernes con el título ‘Formar un mundo interconectado’, tiene lugar en un momento en que el crecimiento global continúa ganando impulso y tanto países desarrollados como economías de mercado emergentes muestran un desempeño económico más fuerte.

No obstante, Xi alertó que la economía mundial aún está plagada de profundos problemas y enfrenta muchas incertidumbres y factores desestabilizadores.

Por ello, planteó a los miembros del G20 la necesidad de incrementar la cooperación en economía digital y en la nueva revolución industrial, al tiempo que les sugirió desarrollar nuevas tecnologías, nuevas industrias, nuevos modelos de negocios y nuevos productos.

Otra fuente de crecimiento se deriva de hacer mayores esfuerzos para abordar el asunto del desarrollo e implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, lo cual beneficiará a países en desarrollo y generarán oportunidades de negocios y de inversión para las naciones desarrolladas, reflexionó.

De igual modo el mandatario chino impulsó a los miembros del G20 a cooperar más en educación, capacitación, empleo, creación de empresas y mecanismos relacionados con la distribución de la riqueza. El progreso en esos frentes mejorará el trabajo de globalización económica, alegó.

Xi demandó además a los miembros del G20 fortalecer la coordinación de las políticas macroeconómicas, anticiparse a los riesgos financieros y desarrollar la inclusión financiera y las finanzas verdes para que el sector financiero verdaderamente impulse el desarrollo de la economía real.

Al referirse a la cumbre del año pasado en la ciudad oriental china de Hangzhou y el Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional (FFR) en Beijing, realizada en mayo de este año, explicó la necesidad de lograr la sinergia entre la cita de Hangzhou y esta de Hamburgo y entre el compromiso del FFR y el objetivo del G20.