Los gobiernos de Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos anunciaron nuevas medidas contra Qatar, después de que Doha (capital del país en sanción) haya dado una respuesta negativa a sus exigencias para solucionar la crisis diplomática en la región.

“La negativa qatarí a cumplir nuestras demandas para resolver la crisis diplomática del golfo es prueba de sus lazos con grupos terroristas”, afirma un comunicado.

Presentada a Doha a mediados de junio pasado, la relación de 13 exigencias fue presentada a mediados de junio pasado; las autoridades cataríes afirman que algunas de las alegaciones, como la de apoyo a los grupos terroristas, son inexistentes y, otras, inaceptables por competer a su soberanía, como disminuir sus lazos con Irán y retirar la base militar turca en su territorio.

El texto conjunto publicado por los medios estatales de estos países, recalcaron que “tomarán todas las medidas políticas, económicas y legales que consideren apropiadas para preservar sus derechos, seguridad y estabilidad, y proteger sus intereses de las políticas hostiles del Gobierno de Qatar, publicó Cubadebate.

En el texto se acusa a Qatar de “sabotear los esfuerzos para solventar el diferendo (…) su rechazo a las demandas conspira contra la estabilidad y seguridad de la región, pero aclara que las nuevas sanciones apuntan al gobierno y no afectarán al pueblo qatarí”.

Asimismo, han acusado al Ejecutivo qatarí de mantener “una postura obstinada”, criticando a Doha por rechazar sus demandas y argumentando que “ello refleja sus vínculos con organizaciones terroristas y sus esfuerzos para sabotear y minar la seguridad y la estabilidad en el Golfo y en la región”.