El presidente estadounidense Donald Trump instará a Moscú a renunciar a la desestabilización en Ucrania y Siria durante la reunión con su par ruso, Vladímir Putin, considera el jefe de la delegación de Estados Unidos en la Asamblea Parlamentaria de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Roger Wicker.

«Confío en que el mensaje de Trump al presidente de Rusia contenga su declaración de ayer (jueves) e incluya un claro llamamiento a renunciar a los intentos de desestabilización en Ucrania y Siria», dijo el también senador por el estado de Misisipi, al ser preguntado por los temas que serán abordados en el encuentro entre ambos líderes al margen de la cumbre del Grupo de los Veinte (G20) en Hamburgo, Alemania.

Wicker supuso además que Putin y Trump debatirán cuestiones de interés mutuo.

El mandatario estadounidense declaró la víspera en Varsovia que EEUU y Polonia están «trabajando en una respuesta a las acciones y el comportamiento desestabilizador de Rusia».

Urgió también a Moscú a «cesar sus actividades desestabilizadoras en Ucrania y en otros lugares, así como su apoyo a los regímenes hostiles, incluidos los de Siria e Irán».

Al comentar las declaraciones de Trump, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, subrayó que Moscú no está de acuerdo con su postura.

En abril de 2014, Ucrania inició una operación militar en las provincias orientales de Donetsk y Lugansk, donde se proclamaron repúblicas populares en respuesta al cambio violento de Gobierno ocurrido en Kiev en febrero de ese mismo año.

Según datos de la ONU, las hostilidades han provocado unos 10.100 muertos desde el inicio de la crisis.

Rusia ha declarado en reiteradas ocasiones que no es parte del conflicto ucraniano, no apoya a las milicias de Donbass y no envía tropas allí.