Donetsk-ukraine-prisoners-exchange-4Estancadas desde el principio a causa de la diferente interpretación de los acuerdos firmados que hace cada una de las partes en conflicto, las conversaciones de Minsk siguen prácticamente bloqueadas más de dos años y medio después de su inicio.

Los obstáculos, la negativa a negociar directamente los puntos que se exige en los acuerdos y los retrasos han sido parte del proceso en todo momento. Esta semana se ha sumado a esa lista un nuevo incidente relacionado con las dificultades para llegar a un acuerdo para el intercambio de prisioneros de guerra, habitualmente el punto en el que, pese a las dificultades, habitualmente se ha logrado llegar a acuerdos.

Tras meses en los que las Repúblicas Populares han acusado a Ucrania de retrasar el proceso, la postura ucraniana de esta semana ha causado la ira de la RPD y la RPL a causa de las declaraciones de Irina Geraschenko. Pese a que el incidente no signifique ni el final de las negociaciones ni el fracaso del proceso para conseguir un intercambio de prisioneros -que antes o después se conseguirá acordar-, las reuniones de esta semana han vuelto a dejar claro que Kiev prefiere negociar con el “país agresor”, en lugar de con los representantes de Donetsk y Lugansk.  

Rusia y las Repúblicas Populares protestan contra la actitud ucraniana

La parte ucraniana que participa en las negociaciones del subgrupo para asuntos humanitarios en Minsk ha vuelto a obstaculizar la preparación para el proceso de intercambio de prisioneros. Esa cuestión es uno de los principales puntos del paquete de medidas para implementar los acuerdos de Minsk.

Así lo informó la representante de la RPD en el subgrupo y defensora del Pueblo de la República, Daria Morozova.

“La posición destructiva de la parte ucraniana vuelve a confirmar la negativa de los oficiales de Kiev a los intercambios. Nuestra delegación se ha visto obligada a abandonar la reunión, ya que la parte ucraniana se niega al intercambio”, añadió.

La representante de la RPL en la reunión, Olga Kobzeva, informó de la que la delegación de Donbass había abandonado las negociaciones tras los despreciables comentarios de la vicepresidenta primera del Parlamento de Ucrania, Irina Geraschenko.

“La representante de Ucrania en el subgrupo para asuntos humanitarios, Irina Geraschenko afirmó que Kiev mantendrá conversaciones sobre el tema de los intercambios de prisioneros solo con la OSCE y los ocupantes rusos”, explicó Kobzeva.

Tras esas declaraciones, los representantes de Rusia y de las Repúblicas Populares de Donetsk y de Lugansk abandonaron las negociaciones.

Kobzeva apuntó que estas acciones de Kiev muestran, una vez más, la falta de voluntad de implementar los acuerdos de Minsk. Kobzeva insistió también en que la RPL ya ha notificado a la ONU de los obstáculos de Kiev en el proceso de negociación.

Hay que recordar que Moscú no es parte del conflicto en Donbass, sino que tan solo es garante de los acuerdos de Minsk. Las autoridades rusas, políticos y expertos militares nacionales y extranjeros e incluso la OSCE lo han apuntado en numerosas ocasiones. Sin embargo, Kiev sigue insistiendo en la retórica del “país ocupante”, sin necesidad alguna de presentar evidencias de esa ocupación y renegando de las numeras pruebas de que en el este de Ucrania se está produciendo una guerra civil.