Un ciudadano argelino de 48 años fue expulsado hoy de Italia por motivos de peligrosidad social tras comprobarse su afinidad con el denominado Estado Islámico.

De acuerdo con la información suministrada por el Ministerio del Interior, el expulsado ingresó al país en 2016 como parte del flujo migratorio irregular y solicitó asilo político, el cual le fue denegado.

Durante la espera de respuesta a su solicitud de asilo, según la misma fuente, el argelino mostró un abierto rechazo a la cultura occidental, condenó las operaciones militares contra el EI, se vanaglorió de haber degollado a varias personas y de escapar de una cárcel de su país antes de llegar a Italia.

Después que se le denegó la petición de asilo, el individuo amenazó abiertamente con realizar acciones violentas contra este país a nombre del EI a favor del cual realizaba propaganda desde su perfil en una de las redes sociales.

Con esta repatriación suman 63 las realizadas en el presente año y 195 desde enero de 2015, de personas relacionadas con el yihadismo y la violencia asociada al fanatismo religioso.