La Policía keniana investiga hoy la identidad de los hombres armados que horas atrás decapitaron a nueve cristianos en dos aldeas del distrito costero de Lamu (este).

Versiones de testigos afirman que hombres armados, al parecer somalíes, llegaron a las localidades de Jima y Poromoko y tras una búsqueda casa por casa reunieron a las víctimas y las decapitaron utilizando cuchillos.

El grupo de hombres bien armados aparecieron al filo del mediodía del sábado, acorde con los testimonios de residentes que solicitaron permanecer anónimos por razones de seguridad personal.

Todo indica que se trata de una operación del grupo armado islamista Al Shabab (Los Jovenes, en árabe), en guerra con las autoridades de Kenya por el envío de tropas de este país a Somalia en un esfuerzo conjunto para desmembrar a las entidades terroristas.

La Policía confirmó el número de víctimas y lanzó una operación en busca de elementos que le permitan esclarecer el hecho.