El expresidente yemení Ali Abdolá Saleh, declaró que Arabia Saudí y sus aliados y el uso de las armas internacionalmente prohibidas son los factores de la epidemia de cólera en Yemen.

Saleh expresó su oposición a las ayudas y apoyos de Estados Unidos, el régimen de Israel y el Reino Unido a la coalición liderada por Arabia Saudí contra Yemen que ha provocado la matanza de los niños y la destrucción de las casas yemeníes.
Además se refirió al uso de armas destructivas como bombas termobáricas y bombas de racimo y afirmó que esto ha causado graves daños al pueblo yemení.

El pasado 5 de julio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que el cólera ha contagiado ya a 21 gobernaciones yemeníes y ha dejado 1634 muertos y 275.987 casos sospechosos de haberla contraído entre el 27 de abril y el 4 de julio.
Tras haber pasado más de dos años de la agresión saudí contra Yemen, más del 50 por ciento de los hospitales y centros médicos han sido destruidos.

Yemen ha sido testigo de ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí contra Yemen, desde marzo de 2015, los que tratan de socavar el movimiento popular Ansarolá y restaurar al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi en el poder.
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) estimó, en su más reciente informe, que en dos años de guerra en Yemen, 12 mil civiles han muerto. Esta cifra también incluye a los que han perecido por falta de alimentos o agua.