Miles de personas fueron evacuadas ante la amenaza de unos 20 incendios forestales que afectan al occidental estado norteamericano de California, desde el Bosque Nacional de Six Rivers en el norte, hasta San Bernardino, cerca de la ciudad de Los Ángeles, divulgó Prensa Latina.

Más de 2.300 bomberos combatían los siniestros que comenzaron el sábado en el condado de Santa Bárbara y que estaban totalmente fuera de control, al alcanzar casi tres mil hectáreas en menos de ocho horas, en medio de los efectos de una sequía de cinco años y temperaturas récords en más de un siglo, acompañadas por fuertes rachas de viento.

Por otra parte, otro fuego en las laderas de Sierra Nevada, a unos 100 kilómetros al norte de Sacramento, destruyó 10 hogares, quemó 800 hectáreas de bosques y provocó evacuaciones de la población en peligro.

Una alerta por calor excesivo se extendió hasta las 11:00 pm para gran parte del sur de California, con registros de temperaturas récord en toda la región.
El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó un “calor peligroso y potencialmente mortífero”, con temperaturas por encima de los 43 grados celsius para muchas partes del suroeste del estado, aunque en algunas áreas de la ciudad de Los Ángeles se preveía un ligero descenso ayer.

Entre tanto, una explosión en una planta generadora de electricidad en el Valle de San Fernando causó un incendio que duró hasta la noche del sábado y dejó a más de 140 mil clientes sin energía.

El gobernador de California, Jerry Brown, había declarado el fin oficial de la sequía en el estado, la cual duró más de cinco años. Sin embargo, mantuvo los requisitos de información sobre el agua, así como prohibiciones sobre prácticas de regar durante o después de la lluvia y la remoción de mangueras en las aceras.