Las discrepancias entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y la cadena televisiva CNN van hoy en aumento a juzgar por las últimas posiciones de ambas partes.

Ante la pregunta de un periodista en Polonia, primera parada de la actual gira de Trump por Europa, el mandatario afirmó que CNN se había tomado muy en serio un reciente video que él publicó en sus cuentas de la red social Twitter contra la televisora.

En ese material, divulgado el fin de semana último, se observa al jefe de Estado agredir físicamente a una persona que lleva por rostro el logotipo de CNN.

Además, aparecieron las etiquetas #FraudNewsCNN (Noticias fraudulentas CNN) y #FNN, un nombre con el cual Trump se ha estado refiriendo al medio.

Inmediatamente, la televisora indicó en un comunicado que es ‘un día triste cuando el presidente de Estados Unidos alienta la violencia contra reporteros’.

Medios locales señalaron entonces que el clip era una versión editada de la aparición de Trump en el evento de lucha libre profesional WrestleMania, en 2007, cuando en un momento determinado derribó y golpeó fuera del ring a su amigo Vince McMahon.

CNN rechazó que el gobernante tenga ‘un comportamiento infantil muy por debajo de la dignidad de su cargo’ en lugar de prepararse en diversos temas de alcance nacional y foráneo.

‘Nosotros seguiremos haciendo nuestro trabajo. Él debería empezar a hacer el suyo’, apuntó la cadena.

Por otra parte, figuras como el asesor presidencial Tom Bossert defendieron el mensaje de Trump al argumentar que era una forma ‘genuina’ de comunicarse con los estadounidenses.

A juicio del funcionario, nadie percibiría el video como una amenaza, algo que sí hicieron diversas voces desde la mencionada plataforma de microblogging.

Varios legisladores, incluso del Partido Republicano, condenaron la publicación del ocupante de la Casa Blanca y la calificaron de contenido crudo, falso y no presidencial.

Un día antes de la aparición del video, Trump tuiteó estar muy complacido de ver que CNN finalmente fuera expuesto como sitio de noticias falsas y periodismo de basura.

Con ello hizo alusión a que la empresa periodística debió retractarse de una historia sobre la presunta complicidad entre el equipo del mandatario y Rusia, lo cual llevó luego a la renuncia de tres reporteros.

En el contexto de esta escalada de ataques, el presidente de CNN, Jeff Zucker, aseguró que sus trabajadores no se van a dejar intimidar por Trump, según una entrevista publicada la víspera en el diario The New York Times.

Trump está intentando acosarnos, pero no le vamos a permitir que nos intimide. No podemos perder nuestra confianza y dejar que eso cambie nuestra manera de comportarnos, aseguró Zucker.

Por otra parte, reconoció que ‘el gobernante los ha obligado a adoptar medidas que jamás pensó adoptar debido a las acciones de un presidente de Estados Unidos’.

Etiquetas: ; ;