El alto al fuego en el suroeste de Siria, acordado por los gobiernos de Estados Unidos, Rusia y Jordania, entró ayer en vigor, según informaron los medios locales. La tregua abarca las provincias sirias de Sweida, Daraa y Quneitra.

El pacto entre estas tres naciones fue anunciado el viernes por los cancilleres de Rusia, Sergéi Lavrov, y Estados Unidos, Rex Tillerson, luego de la reunión de más de dos horas entre los presidentes Vladimir Putin y Donald Trump en la ciudad alemana de Hamburgo, donde se realizó la cumbre del G20.

De hecho, ese fue uno de los temas que tocaron en el primer encuentro entre ambos mandatarios desde que Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos.

Lavrov reveló ese día que los militares estadounidenses se comprometieron a supervisar el cumplimiento del alto al fuego por parte de los grupos de la oposición en el sur de Siria.

Mientras que Tillerson dijo que este alto al fuego busca reducir el conflicto en la zona, al tiempo que consideró que, de mantenerse la tregua, podría servir de modelo para otras partes del país.

“Esta zona del sur es el primer éxito. Esperamos poder reproducirlo en otras áreas”, precisó.

El acuerdo sobre el armisticio al sur de Siria era debatido entre Estados Unidos, Rusia y Jordania desde hace varios meses, y fue concretado el pasado viernes, de acuerdo con los resultados del primer encuentro entre los presidentes Putin y Trump.

El alto al fuego es parte del acuerdo para establecer zonas seguras, que entró en vigor el pasado mayo en cuatro áreas del país, entre ellas el sur, donde los combates habían vuelto a estallar.

El cumplimiento de la tregua será controlado por la policía militar rusa, en coordinación con Estados Unidos y Jordania.

SIRIA EN GINEBRA

La delegación gubernamental siria, encabezada por el representante de Damasco ante la ONU, Bashar Jaafari, llegó a Ginebra (Suiza) para participar en las negociaciones sobre el conflicto en el país, que se celebrarán desde hoy.

Se espera también que a la reunión asistan representantes de las delegaciones del Comité Supremo para las conversaciones de la oposición siria, encabezado por Naser al Hariri, así como representantes de otros grupos de oposición.